6D, Petróleo y Patria por Econ. Daniel Rivero

6D, Petróleo y Patria por Econ. Daniel Rivero

Me parece bastante oportuno reflexionar sobre lo que ocurre en el mercado petrolero internacional y la defensa de la Patria, en el marco de la coyuntura electoral del 6D. En estos momentos nos encontramos con una sobre oferta o inundación del mercado mundial de petróleo por parte de los Estados Unidos, con la nueva tecnología de esquisto, que a pesar de ser sumamente contaminante con el medio ambiente, principalmente con las aguas subterráneas, se han creado expectativas a favor de la producción con esta técnica de extracción, que han mantenido los precios muy bajos en el mercado mundial de petróleo. Algunos expertos aseguran que esos recursos son finitos a corto plazo, y que incluso ya algunos pozos están disminuyendo su nivel de extracción de petróleo, por esto se espera que en pocos años se estabilice el mercado mundial de petróleo. Por ejemplo tenemos aBakken, publicitado como el buque insignia de las explotaciones de esquisto en Estados Unidos. Si “los pozos de Bakken se secaban tan rápido que los pozos nuevos eran incapaces de elevar la tasa de producción por pozo. De hecho, según la Agencia Internacional de energía, en 2011 la producción media en Bakken descendió en 20.000 barriles diarios. Apenas dos años después, en 2013, esa cifra había llegado hasta los 63.000 barriles diarios, más del triple.”

En el escenario internacional, desde el punto de vista geopolítico, donde existen varios países como Rusia, Irán, Siria  y Venezuela,  es importante mantener estos precios bajos para poder desestabilizar dichos países, para colocar gobiernos entreguistas a  los intereses de los Estados Unidos y Europa, que  en el momento que el petróleo de esquisto se acabe poder tener el control de las principales reservas de petróleo, y así mantener la supremacía imperial.

El otro aspecto es el uso de la renta según las dos visiones encontradas en  la polarización política que observamos hoy día, la visión neoliberal del petróleo tiene que ver  principalmente rendirse ante los países consumidores garantizando volúmenes de producción con precios bajos, y privatizar la empresa para ser más competitivos en el mercado mundial petrolero. En cambio la visión nacionalista y patriota, es garantizar equilibrio en la producción mundial de petróleo con los precios más altos, para poder beneficiar a todo el desarrollo social y económico del país, para así conseguir la mayor suma de felicidad posible.

Otro de los elementos que surgen en la actualidad, es el nivel de conciencia que ha fortalecido en la sociedad venezolana, sobre el destino y el uso de la renta, muy diferente a las décadas anteriores a la revolución, por eso tenemos certeza que este es un pueblo consciente que el 6D tiene en sus manos garantizar el fortalecimiento del modelo nacionalista, o votar por una visión que no garantizaría ninguna estabilidad política, económica y social para el futuro de nuestra patria.

El 6D es un día trascendental para nuestra patria, ya que existirían dos opciones, el de la defensa de nuestros intereses y de nuestros recursos petroleros, o entregar nuestras riquezas a los poderes imperialistas y seguir contribuyendo a un mundo más desigual e injusto.

Este día tiene trascendencia afuera de nuestras fronteras, incluso está en disputa la reserva petrolera más grande y la quinta reserva de gas del planeta tierra. Cien años de extracción petrolera que solo beneficiaron a los países consumidores, y llenaron de pobreza las periferias de las ciudades, de ranchos en las montañas de nuestro país, excluyendo a una pequeña burguesía que siempre gobernó para sus intereses personales,  ¿será que esto no basta?.

Como no los advirtió nuestro  comandante, en su último discurso público a la nación el 08 de diciembre 2013, cuando dijo que venían tiempos difíciles y que le pedía al pueblo Unidad, vemos que con el pasar del tiempo, como nuestro Chávez tenía mucha razón, y vemos la importancia que tiene el 6 de diciembre,  que para algunos es un día de estabilización política y para otros un día de desestabilización política, con el único objetivo de tomar el  poder político, este grupo desestabilizador que no se rinde es un grupo ligado a la ideología capitalista más salvaje de la historia venezolana, quienes promueven el libre mercado, disminución del gasto público y el endeudamiento con el Fondo Monetario Internacional, con el supuesto objetivo de alcanzar la productividad a costa de la disminución de los subsidios en salud, educación y alimentación, Vivienda, entre otros, que no es más que el deterioro de la calidad de vida de las familias trabajadoras del país. Muestra de ello las recientes decisiones del nuevo mandatario argentino, cuyo nuevo gabinete ya anunció que apenas tomen posesión del poder van a eliminar el subsidio de los servicios públicos, aumentar el impuesto de vivienda mensual (ABL – Tasa Retributiva de los Servicios de Alumbrado Barrido y Limpieza, Mantenimiento y Conservación de Sumideros ) a 24% y piensan subirlo a 36 % en el corto plazo, y mientras tanto empezaron las protestas en la provincia de Buenos Aires (las zonas pobres fuera de la capital) por la victoria de Macri.

Podemos observar como ya esta película neoliberal  la hemos visto, después de los años 80 donde se quiso impulsar las políticas neoliberales, privatizando así, las empresas estratégicas de la nación, e hipotecando al país con el fondo Monetario Internacional.

Por eso la importancia de apoyar a la revolución Bolivariana, que con todos y los errores cometidos en estos años, es el único modelo político que garantiza la estabilidad social a las familias, empezando por las más pobres. Se garantiza que con las empresas del Estado  como PDVSA, mantengan una visión nacionalista de desarrollo,  al servicio de  beneficio de la nación por encima del beneficio de las trasnacionales.

Econ. Daniel Rivero

@danielriverogon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *