Bernardo Kliksberg: “La crisis es ética”

Bernardo Kliksberg: “La crisis es ética”

En un encuentro de Naciones Unidas donde se analizaron aspectos éticos para el desarrollo, el experto argentino explicó las causas que llevaron a la crisis global.

“Los vacíos éticos han sido la causa principal de la gran crisis económica mundial de 2008 y 2009. Los directivos de los principales bancos del mundo tomaron decisiones basadas en su enriquecimiento personal, e intoxicaron sus activos con productos financieros especulativos”, advirtió el investigador Bernardo Kliksberg en un panel de Naciones Unidas donde expusieron representantes de Argentina, Kazajistán, Palau y Panamá. El encuentro fue sobre “Etica para el Desarrollo” y estuvo presidido por la jefa de Gabinete del organismo multilateral, Susana Malcorra. Por la argentina encabezó la delegación el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Kilksberg resaltó allí el alto valor de las 17 nuevas metas para un desarrollo sustentable, adoptadas por la ONU para el período 2015-2030, pero destacó que para un cumplimiento efectivo “será imprescindible que se introduzca el tema ético”.

El papa Francisco fue el primero en tirar la piedra sobre la necesidad de traspolar la ética al desarrollo económico, al reclamar una mayor regulación sobre el sistema financiero. Kliksberg retomó las palabras de Bergoglio. “El escándalo Volkswagen es esencialmente ético. La mayor productora de autos mundial infectó el medio ambiente con sustancias prohibidas para que sus motores fueran más potentes, y engañó durante largo tiempo a las agencias reguladoras mediante un dispositivo cibernético. ¿Cuánto daño produjo en los pulmones de infinidad de personas?”, reflexionó el investigador del Conicet.

“El pensamiento ortodoxo en economía expulsó a la ética de ella”, agregó Kliksberg. En este sentido, el asesor de la ONU sostuvo que muchos países de Europa se ven obligados a aceptar las políticas de ajuste promovidas por el FMI. “Se aboga por el ajuste actualmente en América latina, cuando la economía mundial está estancada, en lugar de proponer políticas anticíclicas, como las que permitieron a la región proteger a los más débiles en la crisis mundial de 2008. Se exige que se corte el gasto social, que se achique el Estado. Si se siguen estas políticas no podrán cumplirse las políticas marcadas por la ONU”, analizó el académico.

En este sentido, Kliksberg recordó que en los últimos años, la Unasur ha sido otra área donde “la ética inspiró políticas masivas de inclusión” y citó los casos del Bolsa Familia, aplicado en Brasil, y la Asignación Universal por Hijo, cuya movilidad fue establecida recientemente por el Congreso argentino.

“La reinclusión de la ética en la economía es vital, por ello despierta tantas resistencias en el 1 por ciento más rico que hoy concentra el 48 por ciento del producto bruto mundial. Sino se introduce, y se cambian las reglas de juego, la desigualdad seguirá creciendo. Las abrumadoras desigualdades actuales no son compatibles con la ética, ni con las nuevas metas de desarrollo sustentable”, concluyó el asesor de la ONU.

Fuente: www.buhola.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *