Cambiar la calidad del crecimiento económico

Cambiar la calidad del crecimiento económico

Enero 15, del 2021.

El crecimiento económico es la capacidad de producir bienes y servicios de manera sostenible en una economía; las economías deben crecer para proveer de bienes y servicios a la población. Se exige que la tasa de crecimiento económico supere el crecimiento poblacional, con el fin de garantizar bienes materiales a las nuevas generaciones. En teoría, pequeñas diferencias en la tasa de crecimiento a largo plazo permiten aumentar el ingreso y el bienestar económico de los países.

Más allá de un dato cuantitativo, reflejado en el incremento o disminución del producto interno bruto, en el crecimiento económico, se entretejen una serie de procesos de producción, flujos, distribución, consumo, inversión, circulación, exportación, importación, gasto, entre otros, que dan como resultado el valor final de la producción de bienes y servicios.

Existen una variedad de enfoques sobre el crecimiento económico. Los resultados más recientes destacan el papel del talento humano, como la mayor fuente de riqueza de las naciones, y por ende del crecimiento económico. El PNUD llegó a afirmar que “la mayor fuente de riqueza es la gente”

Ahora bien, el crecimiento económico en sí mismo no es garantía de bienestar social. De hecho, las economías pueden crecer y mantenerse las mismas condiciones en términos de distribución de los excedentes producidos. Sin embargo, es una necesidad que las economías crezcan.

Por una parte, la calidad requiere cambio en el contenido del crecimiento, es decir, que el consumo de materiales y energía sea menor y más equitativo sus efectos en todos los países. Existe un consenso sobre la necesidad de la utilización de energías limpias y renovables, así como la generación de políticas que apuesten hacia la consecución del desarrollo sustentable.

Por otra parte, se exige que los resultados del crecimiento económico sean justos y equitativos, es decir, las poblaciones deben beneficiarse producto del crecimiento económico. En este ámbito sobresalen las políticas públicas de distribución y redistribución del ingreso producido. Ámbitos sociales como salud, educación, vivienda, alimentación, vestido, calzado, energía, esparcimiento serán temas centrales que deben garantizarse ¡El crecimiento económico debe ser justo y equitativo!

Por César Andrea Pérez
cesar.andrea49@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *