China reconoce que no podrá seguir creciendo tanto y establece un objetivo del 6,53% anual

China reconoce que no podrá seguir creciendo tanto y establece un objetivo del 6,53% anual

Li Keqiang, primer ministro chino, ha minimizado la estimación de crecimiento del país para los próximos cinco años. De este modo, el Gobierno reconoce que la expansión del país no puede mantener el ritmo que ha promediado en las últimas décadas. Sin embargo, los objetivos marcados para los próximos años podrían ser suficientes para alcanzar unos niveles cercanos a las economías avanzadas.

El nuevo objetivo se encuadra en el 6,53% de media para los próximos cinco años, una meta que consideran adecuada para lograr “una sociedad moderadamente próspera”, ha explicado el primer ministro del gigante asiático en un discurso para los miembros del partido comunista.

El Partido Comunista de China (PCCh) aspira a que el país doble el producto interior bruto (PIB) y la renta per cápita que tenía en 2010 antes de 2020. El partido anunció estos objetivos, en un comunicado citado por la agencia oficial Xinhua, al término del plenario anual de su Comité Central, en el que también acordó dar prioridad a un desarrollo “de calidad y eficiente” en el decimotercer Plan Quinquenal (2016-2020), el primero bajo el mandato de Xi Jinping.

Xiao Geng, profesor de Finanzas de las Universidad de Hong Kong, cree que “esta rebaja del objetivo representa una dato más realista y alcanzable si se realizan reformas sustanciales. Es bueno que Li centre su discurso en la promesa de aumentar los niveles de vida de los chinos. Después de todo, el crecimiento del PIB es uno de los mejores indicadores disponibles para verificar el progreso”.

Aunque el objetivo de crecimiento es menor, Le Xia, economista en BBVA, asegura que esta nueva meta sigue siendo poco realista: “El objetivo del 6,5% es todavía un tanto difícil. Una meta del 5,6% parecería más factible”, culmina el economista chino.

Las autoridades del gigante asiático están luchando por evitar contraer una enfermedad que suele afectar a economías que pasan del subdesarrollo a obtener una renta per cápita considerada como dentro de la media mundial. Este enfermedad es conocida como la ‘trampa de los ingresos-medios’, es decir, son economías que crecen deprisa durante una etapa, pero que cuando alcanza un desarrollo medio se estancan y nunca llegan a converger con las economías de altos-ingresos.

La Reserva Federal de EEUU ha realizado un informe de esta ‘trampa de ingresos-medios’ que muestra muy bien como varios países han sufrido esta enfermedad. México, Guatemala o Ecuador son buenos ejemplos. Este mismo informe también analiza con datos como otros países han logrado escapar de esta trampa y alcanzar un desarrollo cercano al de EEUU, la Fed pone como ejemplo a España, Irlanda, Hong Kong o Corea del Sur.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *