Decisiones económicas del 6 de Diciembre Por Econ. Yacarlys Arienta

Decisiones económicas del 6 de Diciembre Por Econ. Yacarlys Arienta

Históricamente a las elecciones parlamentarias se les ha restado importancia, es una de las participaciones democráticas que denota mayor grado de abstención además del desconocimiento de una buena parte de la población de las funciones que deben cumplir los diputados y diputadas de la Asamblea Nacional.

Es necesario destacar que la Asamblea Nacional es la residencia del Poder Legislativo, y ella es la encargada de formar, discutir y sancionar las leyes garantizando así el ordenamiento jurídico de la Nación y su adecuación a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. En el sitio web de la Asamblea Nacional (www.asambleanacional.gob.ve) nos muestra que la misión de la misma radica en “Legislar, estudiar, analizar las leyes para proteger y enaltecer el trabajo, promover el bienestar general y la seguridad social, lograr la participación equitativa de todos en el disfrute de la riqueza y fomentar el desarrollo de la economía al servicio del hombre.” Es de allí que podemos desglosar que este 6 de diciembre tomaremos decisiones económicas.

En aras de conocer un poco más a la Asamblea Nacional se puede señalar que tiene competencias tales como: discutir y aprobar el presupuesto nacional y todo proyecto de ley concerniente al régimen tributario y al crédito público, autorizar los créditos adicionales al presupuesto, aprobar las líneas generales del plan de desarrollo económico y social de la Nación, autorizar al Ejecutivo Nacional para celebrar contratos de interés nacional, y otras en materia económica estipuladas en las leyes. Asimismo, tiene una Comisión Permanente de Finanzas y Desarrollo Económico que realiza investigaciones, ejerce controles, estudia, promueve, elabora y evacua proyectos de acuerdos, resoluciones, solicitudes y demás materias concernientes al Presupuesto, Crédito Público, Políticas Financieras, Monetarias y Cambiarias y otras de la misma índole.

Ahora bien, de cara a la fiesta electoral que se celebrará este domingo 6 de diciembre se nos muestran dos (2) modelos económicos: Por un lado, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que sin propuestas concretas de acción ofrece “Un Cambio” para resolver los problemas que hoy aquejan al pueblo venezolano (desabastecimiento, inflación, inseguridad) y que tras bastidores no está más que el Neoliberalismo “Refresh” con su afán de estabilidad macroeconómica bajo las recetas del Fondo Monetario Internacional que sólo restan soberanía a las naciones y las someten a recortes fiscales donde se ven afectadas las masas populares al presionar despidos laborales porque sus teorías se basan en disminuir la inflación a costa del empleo, aumentar los años de cesantía y disminuir el número de pensiones, aumento de impuestos para los pobres y exoneraciones a las grandes corporaciones, liberación de precios y del tipo de cambio para devaluar nuestra moneda, aumento de tasas de interés, eliminación de aranceles de importación, privatizaciones y en esa onda sigue la lista del “Cambio” que no es más que un salto hacia atrás de lo que conocimos en la década de los 90 como “El Gran Viraje” de Carlos Andrés Pérez o “La Agenda Venezuela” de Rafael Caldera. Y por el otro extremo, está el Gran Polo Patriótico (GPP) que intenta profundizar y avanzar en la Consolidación de la Revolución Bolivariana utilizando como bandera los grandes logros de la V República donde se destacan acceso a la salud y una educación gratuita y de calidad, viviendas dignas, reducción significativa de la pobreza, acceso a las tecnologías de la información, obras de infraestructura vial, aumento del número de pensionados, disminución sostenida del desempleo, aumentos del salario mínimo por encima de la inflación además de otras reivindicaciones para las trabajadoras y trabajadores, redistribución de la riqueza a través de las misiones sociales y de los planes para el vivir bien que lleva a cabo el Gobierno Nacional garantizando el poder adquisitivo de las familias y la suprema felicidad social y un largo etcétera.

Si se trata de poner en una balanza las propuestas de las bancadas políticas que se disputan el control de la Asamblea Nacional, hay que evaluar que queremos y hacia dónde vamos. Este 6 de diciembre levántate temprano, tómate un café y reflexiona antes de ir a votar: ¿es necesario volver al pasado? O  por el contrario, ¿seguimos en la lucha por vencer las pretensiones imperiales de derrumbar la Construcción del Socialismo del Siglo XXI? Pregúntate y respóndete con sinceridad: ¿Debo apoyar a los que legislan en favor del bienestar colectivo o a los que niegan los recursos para los aumentos del salario y la construcción de viviendas? ¿Doy mi voto a los que apoyan y promueven a los especuladores de bienes y de divisas o a los que hacen leyes de precios justos para proteger nuestros ingresos? ¿Deposito mi confianza en los que diseñaron un Presupuesto Nacional para el año 2016 con incrementos de más del 100% en la inversión social o en los que llaman “Gasto Público” a la política de inclusión social y que niegan rotundamente que se apruebe el Presupuesto para condenar a los más necesitados?

No pienses como yo, solo piensa.

MONEDITAS:

El 6 de diciembre se eligen 167 diputados o diputadas a la Asamblea Nacional, de los cuales 51 corresponde a Lista y 113 Nominales según los Artículos N° 14 y 15 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales (LOPRE), y tres (3) de Representación Indígena como lo establecen los Artículos 186 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y 180 de la LOPRE.

Por: Econ. Yacarlys Arienta

@YacarlysArienta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *