Desafíos de la política fiscal

Desafíos de la política fiscal

La política fiscal es el conjunto de decisiones que adopta el Gobierno sobre el gasto, las transferencias públicas, los impuestos (directos e indirectos) y el endeudamiento para llevar adelante las funciones del sector público e incidir sobre el comportamiento del nivel de actividad económica en general.

En tiempos de crisis, como los que estamos viviendo, se exponen con mayor ahínco estos términos referidos a gasto público, consumo, política fiscal, política fiscal expansiva, entre otros. Estas acciones de política económica se vinculan, entre otros, a la teoría keynesiana referente al papel del gasto público con el fin de aumentar el consumo, la inversión, el gasto, en episodios de ciclos económicos.

En días pasados, la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) sostuvo una videoconferencia con los encargados de las carteras de economía y finanzas de América Latina y el Caribe. Allí se destacó que en esta crisis sin precedentes se ha puesto de manifiesto la importancia de la intervención pública para fortalecer los sistemas de salud, proteger los ingresos de los hogares; con énfasis en los sectores más vulnerables, proteger el empleo y la capacidad productiva para mitigar los efectos de la pandemia y retomar el crecimiento.

En la misma participación se enfatizó la necesidad de una política fiscal expansiva, pero considerando la sostenibilidad fiscal para activar la emergencia con la reactivación económica, en un contexto en el que la economía mundial y de América Latina y el Caribe se operan a un ritmo muy bajo. La austeridad no es una opción para encarar este ciclo recesivo; se requiere mantener los esfuerzos públicos para la reactivación.

La política fiscal jugará un papel clave para impulsar la demanda a través de medidas que buscan fomentar la inversión, apoyar el consumo de hogares y generar empleo. Además de fortalecer la oferta a través del acceso a financiamiento y liquidez; particularmente para las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES). Así como apoyar los sectores estratégicos e incentivar el desarrollo productivo y tecnológico.

Fortalecer el papel del Estado y de la política fiscal de cara a la recuperación económica, pues los hogares y el sector productivo requieren del apoyo de la intervención pública.

En el mismo orden, algunos economistas catedráticos, como Joseph Stiglitz, Thomas Piketty, José Antonio Ocampo, entre otros, han tomado posición referente a la crisis, y han propuesto la necesidad de realizar masivos aumentos del gasto público con el fin de reavivar la demanda, en un contexto donde existe una marcada recesión económica.

Los gobiernos, entre otros, deben trabajar en conjunto con sector financiero nacional y regional de desarrollo, en función de dirigir recursos para proteger el empleo, a aquellos sectores de la población más vulnerables, las micro, pequeñas y medianas empresas.

Encarar esta crisis mundial no es fácil, requiere el concurso de todos los sectores de la población. Se demostró que la economía mundial es vulnerable, a pesar de los avances alcanzados. La solidaridad debe primar. La producción de bienes públicos es una opción importante como reto para la economía mundial post covid-19; así como políticas que mitiguen el cambio climático y lo poco que se ha hecho a nivel mundial en materia sanitaria.

César Andrea Pérez / OVRE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *