Economista Ingerson Freites: Un triunfo opositor sería una gran traba para el desarrollo del país

Economista Ingerson Freites: Un triunfo opositor sería una gran traba para el desarrollo del país

Una hipotética victoria de la oposición en las próximas elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, podría agudizar la guerra económica que sectores políticos de derecha y empresariales han desencadenado contra el Gobierno nacional y el pueblo, aseguró el economista Ingerson Freites.

Durante una entrevista con Hoy Venezuela, el especialista en materia económica aseguró que por lo evidenciado durante todo este ciclo parlamentario los diputados de derecha negaban o no estaban de acuerdo con los créditos adicionales que eran solicitados en el ámbito social con la finalidad de equilibrar la economía.

Recordó que recientemente acaban de hacer lo mismo en la primera discusión del Proyecto de Ley de Presupuesto para el ejercicio fiscal 2016, que fue aprobado por la plenaria del parlamento sólo por el voto de los diputados revolucionarios.

“Esto nos hace pensar que entonces en el 2016 un hipotético triunfo en la Asamblea Nacional, los diputados opositores, por un hecho netamente político van a comenzar a poner trabas en la aprobación de créditos, en presupuestos de ingresos, para que esto a su vez pueda debilitar al gobierno nacional”, agregó.

Aclaró que los créditos adicionales se solicitan en función de las evaluaciones que se le realiza a la ejecución del presupuesto nacional, además, de los ingresos que recibe la nación provenientes de la venta de crudo y la recaudaciones de impuestos.

“En definitiva yo creo que la oposición venezolana, de ganar, sería una gran traba para el desarrollo planteado en el país, para los objetivos y las metas del Plan de la Patria”, aseveró.

Coherencia en la política social del gobierno

¿Qué significaría detener el desarrollo social del país? Para entenderlo, debemos conocer las políticas ejecutadas tanto por el Comandante Hugo Chávez y el Presidente Nicolás Maduro en materia social.

Durante los 16 años de Revolución la inversión social ha sido la prioridad en cuanto a la implementación de políticas públicas. Es por ello que los recursos que han llegado tanto en materia petrolera como por la recaudación de impuestos han sido, en su mayoría, destinados para este fin.

El presupuesto de 2016, no fue la excepción. Los recursos destinados serán un billón 548 mil 574 millones de bolívares, lo que constituye un aumento de 806 mil 766 millones de bolívares (108%), con respecto al presupuesto de 2015 que se ubicó en 741 mil 708 millones de bolívares.

“El presupuesto basa su principal fuente de ingresos en los impuestos, mediante la recaudación impositiva. Y estimo para este año, un barril de petróleo para este año en 40 dólares lo cual lo hace bastante sensato en cuanto a la dinámica petrolera internacional”, explica Freites, también profesor de economía de la Universidad Bolivariana de Venezuela.

El 60 % del presupuesto presentado ante el Parlamento está destinado a la inversión pública, con 42 % para la inversión social, en áreas como vivienda, deportes y cultura; 14 % orientado a la educación y 7 % a la salud.

Para el experto esto es positivo, debido a que los recursos asignados para sostener lo esencial para la vida, sirve para “que la gente pueda tener un nivel de vida aceptable”, lo que le ha permitido al Estado seguir impulsando los Objetivos del Desarrollo del Milenio impulsado por Naciones Unidas y los nuevos 30 objetivos.

“Es decir, el gobierno viene siendo coherente con su política social”, acotó, resaltando que también se ha complementado con la asignación de recursos materiales que permitan seguir elevando la calidad de vida.

Ejemplo de esto, explicó, en materia educativa son las becas, los libros, las canaimitas (computadoras portátiles) y tablets, que se entregan gratuitamente a los estudiantes del país.

Es por esta razón que un retroceso en materia social, sólo tendría una finalidad: “Generar malestar en la sociedad y solicitar un referendo revocatorio o empezar a atacar la figura del Presidente como lo han estado haciendo hasta ahora”.

Pero además, agrega, se podrán observar interpelación de ministros y cualquier mecanismo establecidos en las leyes que de una manera u otra atenten contra la estabilidad gubernamental.

Destacó que la oposición con una mayoría en la Asamblea Nacional, buscaría legitimar las acciones desestabilizadoras del empresariado.

Empresarios y políticos de derecha son cómplices

En esta guerra económica el sector político partidista tiene “complicidad” con el sector empresarial “que hoy nos esconde los alimentos, que trafica mediante el contrabando de extracción, que no saca los productos a la calle, que acapara”, señaló el economista

Esta complicidad, aseveró, tiene un objetivo político, debido a que los empresarios venezolanos no se dedican a producir. “Entonces deberían de dejarse de llamarse empresarios y meterse a políticos si es lo que en verdad les gusta hacer”, agregó.

Por primera vez en la historia se ha podido determinar que en Venezuela existe una inflación inducida, lo cual no dicen los libros de economía, ni tampoco lo enseñan las escuelas de economía del país. “Como los empresarios, en función de la política, tratan de ponerse de acuerdo para incidir en los precios, aumentar los precios más que pueda para crear malestar en la población”, resaltó.

Para Freites, que la oposición obtenga hipotéticamente la mayoría daría las condiciones ideales para repetir un 11 de abril de 2002, cuando propinaron el golpe de Estado contra el Comandante Chávez.

“Y un triunfo de ellos agudizaría todo este proceso en busca del derrocamiento del Presidente Maduro”, agregó.

Fuente: hoyvenezuela.info

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *