EEUU y China amenazan con desencadenar una crisis de deuda global

EEUU y China amenazan con desencadenar una crisis de deuda global

El Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) advierte que los niveles de apalancamiento a nivel mundial tocan ya niveles extremos, una situación que aumenta la vulnerabilidad del sistema financiero a reaccionar de forma adversa ante una próxima subida de tipos de interés en Estados Unidos.

En este sentido, la institución internacional considera que la  volatilidad proveniente de China, que ha vapuleado los mercados de medio mundo y ha generado una importante salida de capitales del gigante asiático, son señales que demuestran que los excesivos niveles de crédito podrían acabar por pasar factura a la economía del planeta. “No estamos viendo temblores aislados, sino la liberación de la presión que se ha acumulado gradualmente a lo largo de los años”, aclaraba Claudio Borio, economista jefe del BIS.

Al fin y al cabo, la combinación de la deuda pública y privada ha aumentado 36 puntos porcentuales desde 2007, cuando comenzó a desatarse la última crisis financiera que desencadenó la peor recesión desde la Gran Depresión de los años 30, hasta suponer el 265% del PIB de las economías desarrolladas.

La Reserva Federal

Sin embargo, en esta ocasión, los mercados emergentes también siguen acumulando importantes niveles de deuda tras más de seis años de dinero barato fomentado por una política ultra acomodaticia. Recordemos que la Reserva Federal ha mantenido los tipos de interés entre el 0 y el 0,25% desde finales de 2008 y ha absorbido más de 4,5 billones de dólares en activos y deuda. Los flujos de capital derivados durante los últimos años a los mercados emergentes, en busca de rentabilidad, han hecho que la combinación de la deuda pública y privada haya aumentado alrededor de 50 puntos porcentuales hasta el 167% del PIB.

En China, la segunda mayor economía del mundo, esta cifra asciende ya hasta el 235% del PIB, un ritmo de crecimiento que se hace eco de algunas de las peores crisis financieras del pasado. Al mismo tiempo, el endeudamiento en dólares estadounidenses alcanza ya la friolera de 9,6 billones de dólares, fomentado por los estímulos empleado por la Fed para estimular la economía de EEUU. De esta cantidad, cerca de 3 billones corresponden a deuda emergente, cuyo apalancamiento denominado en dólares se ha duplicado desde el colapso de Lehman Brothers.

“Las políticas monetarias divergentes han seguido siendo un importante motor para los mercados en los últimos meses”, dijo el BIS en su informe. “Aunque la próxima subida de tipos de la Reserva Federal es incierta, los diferenciales de tasas de interés entre EEUU y otros países sigue siendo amplia, con importantes consecuencias para los mercados de divisas”, avisan desde la institución.

Borio reiteró en el documento que los mercados financieros se han vuelto demasiado dependientes de la política monetaria para hacer frente a la carga económica de una productividad débil y un apalancamiento excesivo. “No es realista y es peligroso esperar que la política monetaria pueda curar todos los males de la economía global”, aclaraba el economista jefe del BIS.

Fuente: bancaynegocios.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *