El mapamundi de los tipos de interés: la vacuna no modificará el rumbo de los bancos centrales

El mapamundi de los tipos de interés: la vacuna no modificará el rumbo de los bancos centrales

Enero 11, del 2021

Los bancos centrales están listos para mantener sus políticas monetarias con tipos cercanos a cero, o incluso por debajo de cero, aunque la economía termine de despegar gracias a las vacunas. En la revisión trimestral de Bloomberg de la política monetaria que cubre el 90% de la economía mundial, se espera que ningún banco central occidental importante suba las tasas de interés este año.

BCE

El BCE aumentó su programa de compra de bonos de emergencia a 1,85 billones de euros en diciembre y lo amplió hasta marzo de 2022. El impulso de 500.000 millones de euros obtuvo un amplio respaldo en el Consejo de Gobierno gracias a que la presidenta Christine Lagarde admitió que no toda la cantidad será necesaria para gastar.

Que los responsables de la formulación de políticas se salgan con la suya con menos compras dependerá principalmente de la evolución de la pandemia. Si bien el inicio de las vacunas mejora las perspectivas económicas, el aumento de las infecciones y un duro bloqueo en Alemania, la economía más grande de la región, están afectando las perspectivas a corto plazo.

Los economistas e inversores también están atentos a las señales sobre el resultado de la revisión estratégica en curso del BCE. Los formuladores de políticas están discutiendo un cambio en el objetivo de inflación del banco central y cómo incorporar los riesgos climáticos, y se esperan resultados después de las vacaciones de verano.

«Esperamos que la compra continúe hasta finales de 2021 a una velocidad de unos 20.000 millones de euros al mes. Además, el Consejo de Gobierno seguirá proporcionando liquidez a través de sus operaciones de refinanciación para la banca (TLTRO) a más largo plazo a una tasa de interés que podría ser tan baja como -1%», comenta David Powell de Bloomberg Economics. Los expertos de la agencia prevén que los tipos oficiales se mantengan en el -0,5%

Reserva Federal

La Reserva Federal entra en 2021 con el acelerador a fondo en la política monetaria para ayudar a la economía estadounidense a recuperarse de la pandemia, y no tiene prisa por levantar el pie del acelerador. Incluso cuando el presidente Jerome Powell dice que puede ver la «luz al final del túnel» gracias a las vacunas que deberían estar ampliamente disponibles para mediados de año, enfatizó que no se retiraría el apoyo apresuradamente.

Los funcionarios han señalado que mantendrán las tasas de interés cercanas a cero hasta al menos 2023, y prometieron seguir comprando bonos a un ritmo mensual de al menos 120.000 millones de dólares hasta que se haya logrado un «progreso sustancial adicional» hacia las metas de empleo máximo y 2% de inflación.

«Estamos comprometidos a utilizar nuestra gama completa de herramientas para apoyar a la economía de Estados Unidos para lograr nuestros objetivos», dijo Powell en diciembre después de que la Fed reforzó su guía de compra de bonos. «Continuaremos usando nuestras herramientas para respaldar la economía durante el tiempo que sea necesario hasta que el trabajo esté bien y verdaderamente hecho. Nadie debería dudar de eso». Se espera que los tipos se mantengan en el 0,25%.

Banco de Japón

Se espera que el Banco de Japón (BoJ) mantenga sus principales tipos sin cambios durante el año después de ajustar su estímulo en 2020. El banco central ha pedido una revisión, ya que busca formas de reducir los efectos secundarios y mejorar la eficacia de su política de control de la curva de rendimiento. La necesidad de hacer que el marco sea más sostenible a largo plazo refleja la ampliación del período de tiempo para lograr su objetivo de inflación, ya que los precios cayeron al ritmo más rápido en una década hacia fines de 2019.

La trayectoria de la pandemia sigue siendo la mayor incertidumbre. Pero suponiendo que la vacunación generalizada en la primera parte del año y los Juegos Olímpicos sigan adelante, los observadores del BOJ estarán observando de cerca para ver si el banco central podrá reducir sus medidas de apoyo al Covid-19 alrededor de septiembre.

«El BoJ necesita mantener su apoyo político al sector empresarial para mantener bajo control los riesgos para la economía. Esto plantea la posibilidad de que también extienda los aumentos temporales de los techos en sus compras de ETF y REIT más allá del vencimiento de marzo de 2021. La decisión de hacer eso probablemente vendrá en su próxima reunión de la junta de políticas en enero. La revisión de la política en marzo puede ajustar la flexibilidad y la calidad de las compras de ETF», comenta Yuki Masujima de Bloomberg Economics. Los tipos se mantendrán intactos en el 0,1%.

Banco de Inglaterra

El gobernador del Banco de Inglaterra (BoE), Andrew Bailey, insiste en que tienen mucho en su arsenal, incluidos recortes de tasas de interés y la capacidad de acelerar o aumentar el programa de compra de bonos.

Puede que se convierta en el primer gobernador del BoE en tomar tasas por debajo de cero. Mucho depende de cómo la economía del Reino Unido, ya devastada por el coronavirus, haga frente a la vida fuera de la Unión Europea después de que finalizó el período de transición del Brexit el 31 de diciembre.

«El BoE se ha mostrado cautelosamente optimista sobre las perspectivas. Nuestro caso base es que el banco central permanece en espera, aunque eso no significa que será un año aburrido. Es probable que el banco central incorpore formalmente las tasas negativas a su conjunto de herramientas reduciendo su estimación de límite inferior», dice Andrew Husby, de Bloomberg Economics.

Banco Nacional de Suiza

El Banco Nacional de Suiza (SNB, por sus siglas en inglés) sigue aplicando su política de tipos de interés negativos e intervenciones en el mercado de divisas, a pesar de haber sido censurado por Estados Unidos por esta práctica. A la luz del pequeño mercado local de bonos, la estrategia es «la más efectiva» disponible, dijo el presidente del SNB, Thomas Jordan, a mediados de diciembre.

La economía sufrió su mayor contracción en décadas en 2020 debido a la pandemia, y el SNB pronostica que la inflación se estancará alrededor de cero durante los próximos dos años. Por ello es poco probable que mueva los tipos de interés del -0,75%.

Riksbank

El banco central de Suecia sigue concentrado en comprar activos para mantener los intereses bajos y estabilizar los mercados, mientras que las actas de su última reunión muestran que algunos miembros de la junta volvieron a plantear la posibilidad de un recorte de las tasas de interés desde cero como una forma de restaurar la confianza en la inflación del Riksbank.

El banco central sorprendió a los mercados en noviembre con una expansión mayor a la esperada de su programa de compra de activos, a 700.000 millones de coronas (82.000 millones de dólares). Mantuvo las tasas sin cambios, como se esperaba, pero dijo que hay espacio para ofrecer más estímulos entre las reuniones programadas.

El gobernador Stefan Ingves ha señalado que prefiere la QE a los recortes de tipos. Dijo el mes pasado que el tamaño del balance del Riksbank se puede hacer «mucho mayor si es necesario», ya que es pequeño en relación con el PIB en comparación con el del BCE y la Fed. Si bien las expectativas de inflación a largo plazo se mantienen por ahora, los responsables políticos han expresado su preocupación por la erosión de la confianza en la capacidad del banco para impulsar los aumentos de precios. En los últimos meses, la inflación se ha acercado a cero y se ha alejado más del objetivo del 2% del banco central. En Suecia

Norges Bank

El banco central de Noruega ha sido uno de los pocos que ha intentado escapar a los tipos cero. En 2019 fue casi el único que subió tipos y su último pronóstico implica un aumento de la tasa de interés para la primera mitad de 2022.

El gobernador Oystein Olsen aún señaló en diciembre que persiste una incertidumbre significativa, ya que la pandemia se intensifica en Europa, lo que no justifica aumentos de tasas desde el mínimo histórico hasta que «haya señales claras de que las condiciones económicas se están normalizando».

Noruega enfrenta un impacto económico más leve de la pandemia que la mayoría de los otros países, gracias en parte a una estrategia de bloqueo efectiva y miles de millones de dólares en paquetes de apoyo del gobierno respaldados por el fondo soberano de riqueza del país de 1,2 billones de dólares. El banco central nunca ha reducido las tasas por debajo de cero ni ha experimentado con la QE. Los tipos en Noruega se sitúan en el 0%.

Banco Popular de China

El Banco Popular de China (PBOC, por sus siglas en inglés) recortó las tasas a las que presta a los bancos a mínimos históricos en respuesta a la pandemia, con tasas de préstamos a un año reducidas del 3,25% al ??2,95%. También utilizó herramientas cuantitativas, como reducir la cantidad de dinero que los bancos tienen que mantener en reserva y proporcionar 1,8 billones de yuanes de fondos para que los bancos los transfieran a las pequeñas y medianas empresas.

Sin embargo, el ritmo de expansión del balance del PBOC fue modesto en comparación con otros bancos centrales importantes. Eso se debió en gran parte a que, como regulador de un sistema bancario dominado por el estado, podía ordenar a los bancos que aumentaran los préstamos y sacrificaran las ganancias para reducir los costos de financiamiento corporativo. Como resultado, el crecimiento del crédito de China se disparó, así como su relación deuda por PIB.

China probablemente fue la única economía importante que creció en 2020 y el banco central ha indicado que quiere alinear la expansión del crédito con el crecimiento económico nominal en 2021. Eso significaría una moderación en el ritmo del nuevo crédito en comparación con 2020, posiblemente inyectando menos efectivo en el sistema financiero.

«El PBOC está listo para comenzar a reducir gradualmente el estímulo a medida que comienza a normalizar la política monetaria. Es probable que se concentre en brindar liquidez específica y es posible un recorte de 10 puntos básicos de la tasa de préstamos a un año para amortiguar la desaceleración del segundo semestre», comenta David Qu, experto de Bloomberg. Actualmente se encuentra en el 3,85%.

Agencia de noticias EL ECONOMISTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *