El trabajo como fuente generadora de conciencia social – Econ. Fernando Puerta

El trabajo como fuente generadora de conciencia social – Econ. Fernando Puerta

Es bien conocido por todos, que el modelo capitalista castra las posibilidades de desarrollo de las fuerzas trabajadoras tanto en su organización como en la toma de decisión dentro de los medios de producción. Pero más aún, el capitalismo vulnera y expropia todo excedente del trabajo colectivo de aquellas masas de trabajadores que están dispuestos a generar mayor valor y  productividad.

En el caso venezolano existen algunas consideraciones, que a mi juicio, hacen que las condiciones para el desarrollo de las fuerzas productivas impidan la consolidación de la conciencia en nuestros trabajadores en todos los ámbitos de la producción, la cual se traduce en creer que la creación de la conciencia puede estar determinada por los estímulos materiales que brinda el sistema capitalista en beneficio de la producción.

En ese sentido, el Gobierno revolucionario en su búsqueda de motorizar la economía venezolana, tiene que generar los mecanismos de estímulo productivos suficientes de forma que nazca nuevas maneras producción acompañadas de nuevas formas de organización de trabajadores. Es por ello la importancia del crédito industrial, la transferencia tecnológica, la capacitación continua de los trabajadores, la crítica y la autocrítica para mejoras en los procesos. Pero más importante es realizar grandes cambios en las instituciones del Estado que están encargadas de formar cuadros para las producción de bienes y servicios, instituciones que no terminan de articular esfuerzos en los desarrollos de proyectos socioproductivos, logrando como consecuencia que grandes volúmenes de personas estén ociosas en el mercado laboral, pero aún peor es que éstas personas vean que la solución laboral esté asegurada en el mercado de extracción y bachaqueo, el cual no contribuye a derrotar la guerra económica que tanto ha golpeado al sistema económico nacional.

Por ello, es de gran importancia que toda decisión que vaya en la resolución de la guerra económica y la diversificación de la economía, debe estar acompañada con la acción concreta y contundente del Estado, no sólo para la producción de bienes y servicios, sino para generar fuentes de empleos dignos, incrementar la productividad nacional, disminuir la dependencia de aquellas personas suscritas a las misiones sociales, combatir la inflación con producción nacional y reducir las importaciones de bienes y servicios, en términos generales, combatir en la acción contra quienes quieren acabar con la revolución por la vía económica.

Es por ello que el trabajo productivo, a mi juicio, es el gran generador de conciencia, la conciencia es quien determina la importancia de la producción, importancia en el buen uso de las materias primas, la determinación de poder acceder a cubrir sus necesidades por medio de sus capacidades, habilidades y destrezas. Es el trabajo creador quien eleva la moral revolucionaria, es la acción  revolucionaria que hará frente a los planes contra el proyecto hacia el socialismo, la creación colectiva de la conciencia es la cosecha del trabajo. Es en definitiva, el esfuerzo continuado de muchos quienes creemos en el proyecto del Comandante Chávez para lograr definitivamente el punto de no retorno a la viejas prácticas capitalistas.

En cuanto a la diversificación de la economía se debe realizar los debidos estudios para determinar cuáles son las áreas en donde se debe comenzar a desarrollar con intensidad los factores de producción. Estas áreas en donde existe mayor vulnerabilidad en la economía, tal es el caso de la producción de alimentos, el desarrollo industrial del sector manufacturero de materias primas, la investigación en ciencia y tecnología, entre otros.

El plan industrial debe estar dirigido al desarrollo de áreas estratégicas y sensibles para la nación, en manos de muchos productores dispuestos a producir un determinado bien, el precio de los bienes de consumo estará determinado por el nivel de productos existentes para su comercialización, es decir, si todos produjésemos zapatos es muy difícil incrementar los precios debido a que posiblemente otros productores del mismo rubro puedan tener los mismos zapatos a menos costo.

Es de gran importancia converger hacia una disciplina productiva que necesariamente diversifique la economía, donde la organización de los trabajadores debe estar enfocada a optimizar los procesos productivos, en donde la dimensión del trabajo cambia hacia espacios para la mejora continua desde la base. Estas mejoras en la producción determinará la conciencia de los trabajadores en función del trabajo desempeñado, estas experiencia de organización debe ser replicadas en cada unidad de trabajo, empresa e industria.

Esta organización no debe de tergiversar su función central para beneficios reinvidicatorios de la masa trabajadora, ni mucho menos debe estar supeditada a los intereses individuales de quienes tengan el liderazgo para paralizar una fábrica o unidad de producción, estas acciones sólo hacen que se produzca un distanciamiento con el proyecto productivo socialista y estaríamos reproduciendo las viejas prácticas individualistas del capitalismo. En ese sentido, como dijo el Comandante Chávez nunca faltarán quienes intenten dividir a los trabajadores, nunca faltarán personas que desvirtúen el proyecto en función a sus intereses personales, ante esa situación la organización de trabajadores, el trabajo continuo y la conciencia colectiva logrará avanzar y superar todos los obstáculos que se presenten. Como postuló en su momento el Che: “Ante la mentira reaccionaria la verdad revolucionaria”    

 

Escrito por: Econ. Fernando Puerta
Correo: puertafernando09@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *