Estructura de la Inflación en Venezuela

Estructura de la Inflación en Venezuela

Econ. Rosauro León

“En Venezuela se ha incrementado la base monetaria de forma abismal multiplicándose por 10 en los últimos 2 años”


La inflación en Venezuela es objeto de un extenso debate tanto de economistas, políticos,  conocedores y no conocedores de la materia. Dentro de las opiniones más sonadas encontramos posturas extremas y disímiles que van desde asegurar que la única causa es la ausencia total de Política Económica por parte del Gobierno, hasta los que aseveran que la inflación venezolana es totalmente inducida por una Guerra Económica. En el camino escuchamos afirmaciones sorprendentes, incluso de economistas que aseguran que el exceso de liquidez monetaria producto de la emisión inorgánica de dinero no causa inflación; o que la caída de la producción o baja oferta no influye en absoluto en el alza de los precios. También nos ha tocado escuchar que los aumentos de sueldos no afectan las estructuras de costos y que los controles de precios no desestimulan la producción. Evidentemente hay mucho dogmatismo y claros intereses políticos e ideológicos en este tipo de análisis que en nada contribuyen a solucionar este grave problema que aqueja a todos los venezolanos.

Lo más serio y responsable es hacer un examen profundo y riguroso de todas las variables que pudieran estar influyendo en este ingente proceso inflacionario, que a todas luces, solo por su magnitud, cuesta creer que solo pueda derivarse de una única fuente. Pero si nos empeñamos en ver el fenómeno solo desde nuestra posición o nuestros deseos seguramente nuestro análisis será sesgado y nos sobrarán razones (o justificaciones) para creer que la inflación solo es producto de la guerra económica o en caso contrario de una mala política económica.

Aunque los argumentos a favor de que existe una guerra económica ya no solo son sospechas paranoicas, sino que hay declaraciones y acciones abiertas por parte de líderes y entes de derecha nacionales y extranjeros que así lo corroboran, vale la pena también examinar factores económicos que pudieran estar incidiendo de alguna manera en la magnitud tan inusitada que ha alcanzado la inflación en Venezuela en estos últimos años.

En primer lugar consideremos el tema de la base monetaria. No se trata de que el exceso de liquidez monetaria sea per se inflacionario; si este fuera el resultado del aumento de la productividad del trabajo pudiera ser canalizado hacia el ahorro, la compra de bonos y acciones, la inversión privada o pudiera ser drenada por mecanismos de política monetaria como el encaje legal. Pero si el aumento de la liquidez monetaria resulta de imprimir dinero inorgánico sin ningún asidero productivo, es evidente que genera inflación. Esto se explica porque toda la Renta que circula en una Economía Nacional debe derivarse del uso de los factores de producción (Capital, Tierra y Trabajo) expresado en dividendos, alquileres y sueldos y salarios. Esto es lo que conocemos como el Circuito  Económico: por un lado se producen bienes y servicios utilizando factores de producción y por otro lado se genera renta al remunerar el uso de dichos factores, con la cual se adquieren o consumen los bienes y servicios producidos. De allí se deriva la ecuación básica de una economía en equilibrio, que dicta que la Renta Nacional es igual al Producto Nacional RN= PN, que al considerar además al sector externo, se concluye que la Renta Nacional Neta es igual al Producto Interno Bruto RNN= PIB.

En Venezuela se ha incrementado la base monetaria de forma abismal multiplicándose por 10 en los últimos 2 años, lo cual ha ocurrido al imprimir dinero en forma inorgánica desde el Banco Central de Venezuela para financiar el déficit fiscal resultante de la caída de los precios petroleros y el desproporcionado aumento del Gasto Publico; sin embargo la productividad del trabajo se mantiene constante o disminuye y el crecimiento económico se encuentra contraído. En este sentido ese dinero adicional que se está inyectando en la economía venezolana (que no es renta generada en el proceso productivo) se traduce en un aumento de la demanda sobre la misma (o menor) oferta de bienes y servicios, y /o en la compra de divisas para proteger el valor de la moneda y el patrimonio familiar, ambos hechos presionan el alza de los precios.

Otro aspecto a considerar es el discurso asumido por el Gobierno Nacional sobre controles de precios, que aunque la gran mayoría de productos que se comercializan en el país realmente tienen sus precios liberados, mantener un discurso de controles y de hecho controlar el precio de unos pocos productos considerados de primera necesidad, provoca incertidumbre y desconfianza en los productores y en  consecuencia disminuye la oferta por el desestimulo a invertir; aunado a la informalización del mercado en la distribución y comercio de los productos regulados, expresada en especulación y acaparamiento. Todo ello por supuesto también incide en el alza inflacionaria.

Pero quizás el factor que más peso específico tiene, entre varios, en la conformación de la inflación en Venezuela es el sistema cambiario. Este está tan distorsionado que presenta 3 tasas de cambio tan disímiles que van de Bs 10 a BS. 40000 por dólar. Aquí se genera una doble presión sobre el alza de los precios, por un lado las tasas oficiales mantienen la moneda nacional sobrevaluada lo que encarece la producción nacional y las exportaciones, mientras que por otro lado el mercado paralelo que se produce en todo sistema con control de cambios, en el caso venezolano es totalmente atípico, ya que no es el producto de la oferta y la demanda de divisas entre privados, sino que este mercado paralelo ha sido monopolizado por un grupo político-económico amparado en una página web llamada Dólar Today y protegido por los gobiernos de Estados Unidos y Colombia. Este grupo fija una tasa de cambio en forma arbitraria y completamente distorsionada, con fines conspirativos, pero que lamentablemente se ha constituido en el principal referente marcador de los precios en el país y por ende es el factor con mayor influencia en la gigantesca inflación que sufrimos los venezolanos.

Ahora bien, aunque es incuestionable que el accionar de Dólar Today ha logrado inducir un gran porcentaje del total de la inflación, no es menos cierto  que éste existe porque hay un control de cambios, es decir, si no existe un mercado de divisas “controlado”, tampoco existirá un mercado “paralelo”, por lo tanto es imperativo cambiar la política cambiaria para poder derrotar a Dólar Today.

Podemos concluir que la inflación en Venezuela en la actualidad es un fenómeno multifactorial, donde confluyen elementos económicos como el exceso de liquidez monetaria, los controles de precios y cambiarios y la baja productividad, pero que fundamentalmente encierra una relación dialéctica entre una guerra económica y una errónea política económica. A mi entender la “Guerra Económica” no es más que el reflejo de una guerra histórica político-ideológica entre los grupos de poder de la derecha internacional contra los gobiernos progresistas del mundo; no obstante si la política económica es sana y coherente será difícil que el enemigo te ataque por ese flanco, ejemplo de esto podrían ser los casos de Ecuador, Bolivia y Nicaragua que en la actualidad gozan de economías muy estables con bajos niveles de inflación. En tal caso el enemigo tratará de atacarte por otras vías, tal vez más en lo político o haciendo guerra psicológica para luego ganarte electoralmente como en el caso reciente de Argentina que llevó al poder a Mauricio Macri, pero le costará avanzar por la vía de desestabilizar tu economía. En definitiva la mejor arma contra una guerra económica es una política económica sana y coherente que logre articular las políticas fiscal, monetaria, cambiaria, de precios y las políticas sectoriales, todas en función de estimular la producción para alcanzar un importante crecimiento económico y mantener a raya las variables económicas que tradicionalmente generan inflación de acuerdo a las leyes del mercado, entendiendo por supuesto que el mercado tiene sus propias leyes y principios internos que funcionan en la realidad independientemente que nos gusten o no.

Finalmente se puede señalar que el principal reto para vencer la inflación en Venezuela es corregir la política cambiaria, ya que la actual permite que se induzca un fuerte componente inflacionario mediante la especulación y la manipulación cambiaria, para ello se puede comenzar estableciendo un sistema dual donde se mantenga una tasa oficial (solo una) fijada mediante subastas controladas que puede ser alimentado con las divisas del Estado, tal como sucede en la actualidad con el Dicon, y otra tasa establecida por la libre oferta y demanda de divisas negociadas legalmente a través de las casas de cambio, por parte de los actores económicos privados. De esta forma se acabaría con el monopolio que mantiene Dólar Today sobre el mercado paralelo, que hoy por hoy es la única alternativa que tienen los agentes privados para realizar operaciones cambiarias entre ellos, ya que comprar o vender divisas fuera del sistema oficial controlado constituye un delito de acuerdo a la Ley de Ilícitos Cambiarios y como ya hemos dicho, este mercado es el principal referente marcador de precios en nuestra economía y por ende el mayor responsable de la inflación actual.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *