Estructura productiva y modelo energético, retos desarrollo Latinoamérica

Estructura productiva y modelo energético, retos desarrollo Latinoamérica

Naciones Unidas, 24 sep (EFE).- Cambiar la estructura productiva en Latinoamérica y buscar un nuevo modelo energético son los dos objetivos que mayores desafíos representan para la región en la nueva agenda mundial de desarrollo.

Así lo señaló hoy la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, en una reunión con un grupo de periodistas en la víspera de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible convocada por la ONU.

En la cumbre se impulsará la nueva agenda de desarrollo con diecisiete nuevos objetivos, que reemplazarán la labor que se comenzó en el año 2000 con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que vencen este año.

Bárcena, al frente de la organización del Sistema de Naciones Unidas más importante para Latinoamérica, dijo que la región debe emprender una ardua tarea para cambiar su modelo industrial, sumando un mayor desarrollo tecnológico.

También plantea retos otro de los objetivos generales de la nueva agenda, el de conseguir un acceso a modernas fuentes de energía, ya que, según Bárcena, prácticamente “se depende sólo de los combustibles fósiles”

Los 17 objetivos que serán lanzados desde mañana incluyen no sólo tareas relacionadas con el desarrollo económico, sino también otras políticas, como promover sistemas judiciales abiertos a la sociedad e instituciones que rindan cuentas ante los ciudadanos.

En ese sentido, Bárcena también dijo que en Latinoamérica el estado de derecho también es un tema que plantea desafíos.

La secretaria ejecutiva de la CEPAL agregó que Latinoamérica necesita desarrollar una “revolución tecnológica”, y la región puede aportar mucho en ese tema, incluyendo en el campo de la energía.

“La revolución energética está al otro lado de la esquina”, insistió.

Al comparar los Objetivos del Desarrollo del Milenio con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Bárcena destacó que la agenda nueva es “más universal” y tiene “una visión colectiva de acción, y simultánea”.

Aun así, señaló que uno los retos mayores que planteará el programa, que estará vigente hasta 2030, es su implementación, incluyendo los medios financieros y legales para implementar la agenda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *