¿Incide o no la liquidez monetaria en los precios?

¿Incide o no la liquidez monetaria en los precios?

El pasado 06 de noviembre ovre publico la noticia que la liquidez monetaria se incrementó en 618,67% en tan solo un año, una cifra polémica para muchos economistas y expertos en la materia.


Según la escuela monetarista, estos cambios en la cantidad de dinero que existe en el mercado sin poder ser absorbido por la producción, es la principal fuente de inflación en los países. (Teoría cuantitativa del dinero).

La escuela keynesiana se desmarca de la teoría cuantitativa aduciendo que la inflación no es sólo un fenómeno monetario sino simplemente se produce cuando la demanda agregada efectiva de bienes y servicios es mayor que la oferta disponible. Es decir en una recesión la creación de dinero no conlleva necesariamente un aumento de los precios, sino que depende del estado de la demanda efectiva.

Milton Friedman amplió la teoría económica clásica para definir la inflación. Según Friedman la aceleración o reducción de la inflación depende también de los tipos de interés de los activos alternativos al dinero (renta fija, renta variable…) las expectativas de los agentes, los ingresos actuales y futuros de los agentes económicos y el uso que hagan de esas rentas (ahorro y consumo en el tiempo). Esos tres factores determinan la demanda de dinero.

En conclusión para Friedman la inflación es, siempre y en todo momento, un fenómeno monetario. Años después, fenómenos como la estanflación (estancamiento económico combinado con tasas de inflación elevadas) confirmaron la validez (hasta que se demuestre lo contrario) de esta teoría.

En Venezuela, en los últimos años la inflación ha sido el principal problema de los venezolanos, economistas, expertos y afines han opinado sobre el tema, tanto que en algunos casos afirmaron que la inflación no existe.

Pero veamos que dicen algunos profesionales y estudiosos de la materia.

 Absolutamente Si

La Economista de la Universidad de Barcelona España y colaboradora de Ovre, Sarah Bascopé está convencida que la liquidez si genera inflación, afirma que esa liquidez es la  misma cantidad de dinero que circula en la economía con las cuales se realizan diversas transacciones, no obstante alerta que si la cantidad de dinero supera la capacidad de uso del consumidor, posee un efectivo denominado negativo sobre la pérdida de valor del dinero. En virtud de que si el consumidor tiene una mayor cantidad de dinero (Gracias a los aumentos salariales  y otros ingresos foráneos) disponible para comprar los bienes escasos, menor será el poder de compra de la población. Ante ese escenario, se dá inicio a la competencia en la demanda de estos bienes, desatando un alza en los precios, y creando una especie de subasta al mejor postor.

Para Bascopé es necesario impulsar políticas antinflacionarias y evitar a toda costa políticas populistas que incrementen la demandan. Entre ellas: control riguroso del endeudamiento público (debe existir mayor control en el gasto público), reorientar la liquidez monetaria a los sectores productivos generadores de valor.

De igual manera creé que debe implementarse nuevos mecanismos de acceso a la divisas. Y hacer un seguimiento a la utilización del dólar preferencial.

Examen profundo y riguroso

Para el economista y exsuperintendente antimonopolio Rosauro León, la liquidez monetaria es un variable más en la inflación del país, y a su parecer es necesario hacer un examen profundo y riguroso de todas las variables que pudieran estar influyendo en este ingente proceso inflacionario.

Afirma que no se trata de que el exceso de liquidez monetaria sea per se inflacionario; si este fuera el resultado del aumento de la productividad del trabajo pudiera ser canalizado hacia el ahorro, la compra de bonos y acciones, la inversión privada o pudiera ser drenada por mecanismos de política monetaria como el encaje legal. Pero si el aumento de la liquidez monetaria resulta de imprimir dinero inorgánico sin ningún asidero productivo, es evidente que genera inflación.

A su parecer en Venezuela se ha incrementado la base monetaria de forma abismal multiplicándose por 10 en los últimos 2 años, lo cual ha ocurrido al imprimir dinero en forma inorgánica desde el Banco Central de Venezuela para financiar el déficit fiscal resultante de la caída de los precios petroleros y el desproporcionado aumento del Gasto Publico; sin embargo la productividad del trabajo se mantiene constante o disminuye y el crecimiento económico se encuentra contraído. En este sentido ese dinero adicional que se está inyectando en la economía venezolana (que no es renta generada en el proceso productivo) se traduce en un aumento de la demanda sobre la misma (o menor) oferta de bienes y servicios, y /o en la compra de divisas para proteger el valor de la moneda y el patrimonio familiar, ambos hechos presionan el alza de los precios.

Propone tomar como premisa el equilibrio simple de la economía RN=RP, donde toda la Renta que circula en una Economía Nacional debe derivarse del uso de los factores de producción (Capital, Tierra y Trabajo) expresado en dividendos, alquileres y sueldos y salarios. Esto es lo que conocemos como el Circuito  Económico: por un lado se producen bienes y servicios utilizando factores de producción y por otro lado se genera renta al remunerar el uso de dichos factores, con la cual se adquieren o consumen los bienes y servicios producidos.

Incremento de la Oferta

Ingerzon Freites, Economista e investigador de ovre cree que la liquidez monetaria tiene incidencia en los precios siempre y cuando no estén funcionando algunas variables de la economía. Afirma que sin un incremento de la oferta, ni estímulos puntuales al gasto como palanca de arranque para el aparato productivo, la liquidez tiene un gran impacto en la inflación.

Decir que la liquidez es la única variable que impacta la inflación es una falacia, pero irse al otro extremo resulta una posición radical igual que la anterior. La inyección de dinero a la economía sin una política económica integral, y en un escenario de escasez crónico podría agravar más las cosas. Cree en la ampliación del gasto como instrumento para el estímulo del aparato productivo, siempre y cuando sea un plan con metas y fecha de caducidad, en el mediano plazo es necesario orientar el gasto a los sectores productivos mediante un riguroso seguimiento de gestión de resultados y política de esterilización en caso de sobreestimarse la participación de dinero en el mercado. Afirmo el economista.

Ovre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *