Industriales proponen que les paguen deudas con bonos

Industriales proponen que les paguen deudas con bonos

El presidente del Conindustria, Juan Pablo Olalquiaga, asegura que este planteamiento restauraría la confianza y liberaría las líneas de crédito externo para traer las materias prima

Titularizar la deuda contraída con los proveedores internacionales de la industria, la cual ronda los 10.000 millones de dólares en importaciones no liquidadas o ALD, es una de las cinco propuestas de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) para reactivar la producción y participar en el plan de sustitución de importaciones que anunció el fin de semana el presidente Nicolás Maduro.

La posibilidad que ya ha sido asomada en el pasado con poco éxito está cobrando mayor importancia en un escenario de bajas reservas internacionales por ser percibidas como la única opción de pagar las deudas, restaurar la confianza y liberar las líneas de crédito externo para traer las materias prima que necesita el sector secundario, según explicó el presidente del gremio, Juan Pablo Olalquiaga.

En la presentación de resultados de la encuesta de coyuntura industrial del segundo trimestre de 2015, Olalquiaga aclaró que las propuestas parten de un escenario base en el que el Estado seguirá pagando sus acreencias internacionales, a pesar de que algunos analistas han asomado la posibilidad de que Venezuela entre en default en 2016.

Olalquiaga dijo que el tema de titularizar la deuda “se ha hablado en privado, pero es un mecanismo viable”. Está convencido de que hay proveedores interesados en contar con un título de deuda exigible antes que con una “promesa” como lo es una Autorización de Liquidación de Divisas (ALD).

Tras aclarar que no pertenece al mundo financiero, recordó que si bien la proporción de la deuda venezolana con respecto a su PIB es mayor que en el pasado, sigue siendo baja al ubicarse alrededor de 50%, cuando se compara con países como Japón, que debe 200% de su PIB, o Italia, con 120%. “Esto permite que si hay una buena concentración de deuda que se vence el año que viene, se pueda refinanciar y extender en el tiempo. La lógica dice que hay un amplio camino”, dijo.

Quedaría en manos del proveedor ejecutarlos a descuento en el mercado secundario o guardarlos hasta el vencimiento, según el industrial. Por esto, la propuesta gremial exige que el plazo de esos bonos no superen los cuatro años, según el vocero.

Más propuestas

Modificar el control de cambio con la fijación de un tipo de cambio paralelo legal que propicie la competitividad es otra de las propuestas de Conindustria, y Olalquiaga destacó que esta podría ser otra vía para permitirle a las empresas obtener fondos y comprar materias primas.

Dialogar con el Gobierno para lograr acuerdos que permitan que las empresas estatizadas regresen al sector privado y recuperen su capacidad productiva; flexibilizar el control de precios creando un subsidio directo que permita eliminarlo para estimular las inversiones; y finalmente apoyar la idea de enlazar la industria con los centros tecnológicos y científicos, fueron las otras tres propuestas de Conindustria para participar con ellas en la Comisión para la Sustitución de Importaciones anunciada por el primer mandatario.

“Maduro propuso acertadamente sustituir las importaciones. Los tiempos cambiaron con respecto a hace cinco años, hay una necesidad imperiosa de producir y sin el sector privado no se puede, por un tema de volumen y eficiencia”, dijo Olalquiaga.

La coyuntura 

La encuesta de coyuntura del segundo trimestre realizada por Conindustria reveló que 30% de la gran industria no prevé invertir este año en el país, y el porcentaje se eleva a 60% en la pequeña industria.

La capacidad utilizada industrial promedio se mantuvo por debajo de 50% (48,3%), aunque el porcentaje sube a 57,5% en las industrias grandes. Las más pequeñas son las más afectadas, con 44,3% de capacidad utilizada hasta junio, según la encuesta.

Los principales factores que restringen la producción son la falta de proveedores de materias primas, la escasez de divisas, la incertidumbre política y los controles de precios; seguidos del racionamiento eléctrico, especialmente en el interior del país, dijo el presidente del gremio, Juan Pablo Olalquiaga.

Esto explica por qué 83% de los consultados reportaron caídas de sus inventarios de materia prima, en contraste con 73% en el mismo lapso de 2014. La contracción se evidencia porque 75% de los entrevistados advirtieron caídas en sus niveles de actividad, con los sectores químicos y farmacéutico, textil, cuero y calzado; papel y cartón como los más afectados.

También el empleo se vio afectado por la caída manufacturera, al punto de que 38% de la muestra afirmó que este cayó en el segundo lapso del año.

El vocero se refirió a la crisis que están atravesando diversas plantas en el país por la falta de insumos y materias primas, que ha llevado a algunas casas matrices de transnacionales a consolidar sus resultados en Venezuela aparte y a que muchas estén evaluando su paralización si el acceso a las divisas no mejora.

Olalquiaga señaló que la caída de la producción es lo que más debe preocupar a los venezolanos, en medio de una caída de las reservas y del petróleo a un precio promedio cercano a 50 dólares el barril. El industrial aseguró no comprender por qué en este escenario, el Estado se ha declinado por privilegiar la entrega de dólares a las importaciones en lugar de destinarlos al sector manufacturero que genera mayor valor agregado y ahorro para la nación.

Tomado de: Industriales proponen que les paguen deudas con bonos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *