Irracionalidad de los precios y culto a las altas ganancias – @indafrero

Irracionalidad de los precios y culto a las altas ganancias – @indafrero

Tips:

  • La tasa de ganancia a la inversión en países industrializados es la siguiente: Alemania está entre el 15% y el 20%, en EE.UU es de 20% al 30%, en Francia del 12% al 25% y en Reino Unido del 9% al 20%.
  • Los cinco países que más pagan impuestos por ganancias son: Italia (50,59%), Reino Unido (57,28%), Canadá (58,13%), Japón (58,68) y Austria (59,30%)
  • En Venezuela el ISLR solo representa el 15% del total de los tributos, condición contradictoria con las altas tasas de ganancias de los empresarios y comerciantes del país.

 

IRRACIONALIDAD DE LOS PRECIOS Y CULTO A LAS ALTAS GANANCIAS

Durante décadas la economía venezolana ha sufrido de un potente acelerador que incide en el aumento de los precios de bienes y servicios que circulan en el país. Muchos son los mitos y justificaciones acerca de este evento que desde los años 80, no ha dejado de ser un dolor de cabeza para todos y cada uno de los venezolanos.

Muchas han sido las investigaciones desde enfoques tecnicistas hasta irracionales argumentaciones ideológicas, en cuanto a este tema. Tratado de interpretar los ciclos inflacionarios en el país. No obstante hoy tratare de explicar  lo que es para mí los 4 elementos esenciales del alza constante de los precios en Venezuela.

1-  El aparato productivo Venezolano: Nunca ha sido un conjunto robusto de creación de valor dentro de la economía nacional, por lo tanto el sector que más se ha desarrollado desde el descubrimiento del petróleo y más acentuadamente desde 1958 ha sido, el sector comercial y de servicios. La distorsión que este sector ha experimentado permitió una hipertrofia, que para el año 2000 representaba casi las 2/3 partes del PIB nacional.  Esto ha hecho que la economía venezolana se haya convertido en una mezcla oligopólica y devastadora de bienestar social, ya que los pocos productos ofertados en el país están en manos de pocas empresas productoras e importadoras, el cual establecen un precio único para un mismo producto pero de diferentes marcas, cuartando por completo la competencia de productos y marcas que deberían estar asociadas a las preferencias de sabores, calidad y precios de los consumidores. Aquí en Venezuela hasta hace poco solo existían dos marcas de harina de maíz, o dos marcas de cola de refrescos, obligando a la población a comprar una o la otra, mientras que en otras economías existen decenas de un mismo producto, pero de diferentes marcas y precios, dejando a decisión del consumidor la escogencia del producto aquel que se adapte mas a sus necesidades de calidad y presupuesto. Esta realidad permite que los empresarios determinen el máximo precio de ganancia, sin importar gustos y preferencias, ya que son ellos lo que imponen las reglas del juego.

2- Especulación sin límite: si en el anterior párrafo hablamos de la carencia de un aparato productivo robusto, a eso se le suma el carácter mercantilista y usurero que los comerciantes de este país han puesto en práctica en las ultimas 5 décadas, para ellos las condiciones de la nación pueden estar bien o mal, pero sus ganancias siempre estarán por encima del 100% del costo de producción o reposición,  es por ello que ha sido un sector con poca capacidad de generar valor agregado pero con altas tasas de ganancias, ya que cualquier costo o ajuste por inflación siempre lo trasladaran al precio final. Es tan grave la situación, que un informe de la Asamblea Nacional del año 2012 revela que las ganancias de este sector van desde el 56% al 300%, estos valores guardan relación con el crecimiento de este sector descrito anteriormente, con una tasa de ganancia tan alta y un riesgo mínimo, el retorno de la inversión es de las más rentables del planeta, al respecto la teoría económica dice, que en el proceso complejo de producción, es el industrial el que debería tener la mayor tasa de ganancia, ya que es el eslabón que transforma la materia prima es un bien final, pero en el caso de la economía venezolana sucede lo contrario, los que menos valor agregan a la economía son aquellos que obtienen excesivas ganancias.

Precios relativos: La teoría económica describe los precios relativos como aquel valor de un bien con respecto al valor de otro bien. Es decir cuántas manzanas debe vender el frutero para adquirir una computadora. En el caso venezolano podríamos decir que el alto impacto en los precios que ha tenido algunos bienes y servicios son trasladados mediante los precios relativos a todos los demás productos y servicios que existen en la economía, en otras palabras, el vendedor de frutas, o el peluquero aumentaran sus precios en la medida que  ellos puedan cubrir sus necesidades de otros bienes y servicios, es así como este mecanismo natural empuja aún más los ciclos inflacionarios en Venezuela, ocasionando los desmesurados precios existente en la actualidad.

Consumo Consciente o Inconsciente: A pesar que los tres elementos anteriores han sido objeto de muchos estudios en el país, casi ningún autor toca el tema del consumo como variable a analizar para el control de la inflación. En el caso de la sociedad venezolana el consumidor promedio carece de información y criterio a la hora de comprar un producto. No es esté consumidor un sujeto crítico del precio o la calidad, situación que aprovecha los comerciantes y empresarios del país para imponer su dinámica en el juego de la oferta y la demanda, ya que este comprador compulsivo ha sido dominado por las gigantescas campañas publicitarias dejando a un lado el protagonismo del consumo. En Venezuela la verdadera campaña que se necesita impulsar es la del poder del consumidor, esa que permitiría los boicots y los verdaderos ajustes de precios según la realidad económica del país, a mí parecer una verdadera y real ley de precios justo pasa por incentivar la organización del consumidor ante el aparato empresarial y comercial del país.

 

Econ. Ingerzon Freites

Profesor Universitario

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *