LA BRUTAL ARREMETIDA DE LOS PRECIOS EN VENEZUELA.

LA BRUTAL ARREMETIDA DE LOS PRECIOS EN VENEZUELA.

“Esta realidad me atrevo a catalogarla como un estado de conmoción y barbarie, donde cada día la situación empeora, y la vida para las asalariadas familias venezolanas  se hace muy cuesta arriba, llegando en muchos casos, a caer en fuertes síntomas de desesperación, y viéndose de manos atadas, ante las laxas y ansiadas medidas para combatir este flagelo inhumano impuesto por las empresas, monopolios y comerciantes del país”.


Econ. Ingerzon Freites

@Indafrero

Indolencia e Invectiva.

Día tras día, durante los últimos 6 meses en Venezuela los precios de los bienes y servicios han venido aumentando de manera desproporcionada e intencionada por periodos de tiempos muy cortos.

Desde finales del 2016 los cambios  en los precios se venían  modificando cada 21 días hasta el mes de abril, luego, vimos cómo estas variaciones pasaron de 21 a 15 días, es decir las empresas productoras de alimentos aumentaban los precios de sus productos en un periodo aún menor de tiempo, esto se mantuvo hasta mediados del mes de julio. A partir de ese momento, comenzaron arreciar los cambios de precios, y actualmente vemos productos que varían cada semana, sin importar absolutamente nada, afectando despiadadamente el salario de los hogares venezolano.

Esta realidad me atrevo a catalogarla como un estado de conmoción y barbarie, donde cada día la situación empeora, y la vida para las asalariadas familias venezolanas  se hace muy cuesta arriba, llegando en muchos casos, a caer en fuertes síntomas de desesperación, y viéndose de manos atadas, ante las laxas y ansiadas medidas para combatir este flagelo inhumano impuesto por las empresas, monopolios y comerciantes del país.

Para ilustrar un poco esta situacion  expondremos  algunos casos de lo que venimos describiendo.

Foto: 27/08/2017 Unicasa – Caracas (Ovre)

La primera semana de marzo de este año el cartón de huevos, se encontraba en 7.200 Bs, mientras que el 26 de agosto oscilaba entre 27.000 y 28.000, cuadruplicando su valor en menos de 6 meses.

La carne de res, para el mes de marzo se comercializaba entre 7.500 Bs y 8.000 Bs, mientras que este último fin de semana marcaba más de 20.000 Bs por kilo, triplicando su precio en menos de seis meses.

La harina de trigo, producto escaso, cuando se encontraba podía comprarse a 1.500 Bs, hoy se encuentran en los anaqueles por encima de 15.000 Bs, es decir 10 veces más que en el mes de marzo.

Estos ejemplos son una constante en casi la totalidad de los productos comercializados en el país, muy en especial los de primera necesidad y alto nivel de consumo de la población, eso incluye esenciales y complementarios, como el queso blanco, la leche pasteurizada, el pan de sándwich, los cereales, los jugos pasteurizados, el jamón endiablado, el café molido, las sardinas, el atún en lata, los condimentos, frutas y hortalizas.

Develando a los culpables.

En nuestra sociedad los grandes intereses económicos han logrado controlar todos los mecanismos de defensa del pueblo, para poder manipular a su antojo la economía venezolana.

Estamos hablando de la verdadera mano invisible del mercado, y no es precisamente la señalada por Adam Smith. Esta mano invisible, es la que corrompe toda la cadena de producción, distribución y comercialización, imponiendo de manera arbitraria las verdaderas reglas de juego en cuanto a producción y precios de productos.

Nos referimos a los grandes  monopolios y oligopolios que participan en la economía venezolana, y que son los imponen los niveles de producción, los costos, los márgenes de ganancias y  los precios. Esto lo hacen utilizando su poder de mercado, aprovechándose de la composición distorsionada y desestructurada de la economía venezolana.

Pongamos algunos ejemplos de esto.

El sector avícola venezolano se caracteriza por ser un fuerte oligopolio, es otras palabras, “Situación del mercado en la que el número de vendedores es muy reducido, de manera que controlan y acaparan las ventas de determinados productos como si hubiera monopolio”.

En este sector 4 empresas dominan el 62% del mercado, y las mismas tienen un alto componente de cartelización. P- ¿Y que es cartelización?; R- “Se denomina cártel a un acuerdo informal entre empresas del mismo sector, cuyo fin es reducir o eliminar la competencia en un determinado mercado. Los cárteles suelen estar encaminados a desarrollar un control sobre la producción, la distribución y los precios de tal manera que mediante la colusión de las empresas que lo forman, estas formen una estructura de mercado monopolística, obteniendo un poder sobre el mercado en el cual obtienen los mayores beneficios posibles en perjuicio de los consumidores”.

Adicional podemos decir que estas empresas tienen diferentes estructuras de producción, diferentes tamaño de operaciones y diferentes estructuras de costos. P- ¿Entonces como todas tienen el mismo precio de sus productos?, R- simplemente porque son un oligopolio, un cartel que buscan maximizar sus ganancias, y de paso, en el marco de la guerra económica, aprovechan para que estas prácticas se conviertan en un boomerang en contra del Gobierno Bolivariano.

Oligopolio Avícola Venezolano

Para ahondar un poco más sobre este sector, y usted tenga una idea de la aberrante concentración monopólica en Venezuela, citare el siguiente texto de la Federación Nacional Avícola de Colombia “En Colombia hay 2.996 granjas avícolas de tipo comercial, 1.870 de las cuales están dedicadas al engorde de pollo, 961 a la producción de huevo de mesa, y 165 a reproductoras; respectivamente, dichos establecimientos cuentan con 9.441, 17.410 y 3.806 galpones. Las anteriores son algunas de las revelaciones centrales del Primer Censo Nacional de Avicultura Industrial, que se llevó a cabo en junio del 2002, cuyos resultados parciales fueron dados a conocer en noviembre pasado en el XI Congreso Avícola Nacional”.

Al respecto no queda más nada que aclarar, ante la insólita situación de la economía venezolana en pleno siglo XXI.

Aún hay mucho por hacer

La situación de los precios, debe analizarse de manera global, sistémica y holística, no es un problema puntual de un instrumento de la política económica. Su diagnóstico y análisis debe incorporar muchas variables que hoy conviven en la economía venezolana. Estamos hablando de las macros políticas y políticas sectoriales.

Las macros políticas están compuestas por la política fiscal, monetaria, cambiaria, rentas (Salarial) y precios, y las mismas deben interactuar de manera equilibrada y en perfecta armonía, es decir la solución de los precios seguramente requiere una reforma tributaria y fiscal, pero también pasa por un reforma monetaria, por mecanismos de esterilización, de absorción de la masa monetaria y reconducción de la misma a proyectos productivos, a las carteras obligatorias con estricto y eficiente seguimiento para q se cumplan las metas planteadas. En cuanto a la política renta, el ejecutivo debe seguir con los aumentos progresivos de salarios, en la medida que aumenten los precios;  ya que no es verdad que estos aumentos tienen incidencia directa en los costos, debido que esta variable esta indexada desde periodos anteriores, por lo tanto el mes de septiembre es preciso para un aumento significativo de los salarios, y una posible congelación de precios. En cuanto a la política cambiaria la relación es aún más dependiente debido al carácter importador de nuestra economía, por la tanto el manejo de esta macro-política debe ser transparente, oportuno, y sincerarse a qué tipo de cambio se están importando los productos protegidos, y porque esta medida  no se refleja en los precios finales.

La política de precios, debe dirigirse al análisis sectorial y el análisis de las familias de productos de las empresas productoras e importadoras. No es verdad que los controles no sirven, simplemente están mal instrumentalizados, descoordinados y en muchos casos mal interpretados. En este aspecto hay tres instituciones que deben convertirse en una sola, (Sundde, Superintendencia Anti-monopolio y Sencamer), sus competencias están estrechamente ligadas, y en muchos casos se duplican esfuerzo. Esta nueva institución tendrá como objetivo principal el control de mercado, la defensa al consumidor (derechos socioeconómicos), y la promoción de la productividad e inversión. De esta manera no solo se exaltara las competencias coercitivas, también se promoverá la productividad de las empresas, la financiación, la sana competencia y la inversión estratégica y soberana.

La monopolización de la economía venezolana, puede aprovecharse para tener efectivos controles de mercado, debido a su poca cantidad de empresas marcadoras, se puede administrar costos, producción, ganancias y precios, y puede hacerse de manera eficiente aplicando herramientas tecnológicas.

Desde el observatorio de la Realidad Económica, hemos venidos trabajando estas y muchas otras propuestas cuyo objetivo es la estabilidad de los precios, el cual pasa por el análisis completo de sectores económicos multiplicadores, encadenamiento productivo, sectorización de los costos, reordenamiento de la distribución, aplicación de nuevos instrumentos económicos y tributarios como (el impuesto al precios y facturación electrónica). La solución está a la vuelta de la esquina, lo necesario es escuchar y tener voluntad para concretar estas acciones.

Finalmente  podemos expresar que aún queda muchas cosas por decir y proponer, el cual la estaremos desarrollando en las próximas entregas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *