La Crisis de los 90´s, los banqueros de hoy y los riesgos en Venezuela

La Crisis de los 90´s, los banqueros de hoy y los riesgos en Venezuela

Econ. Wilmer Torreaba/@wjts71


Las crisis económicas siempre se espera que sean diferentes y que los actores que participan tengan el suficiente conocimiento y experiencia para transitar por ella, la verdad que esta máxima en pocas ocasiones se cumple. Las crisis en la historia tienden a parecer mucho unas a otras.

En esta oportunidad hemos decidido aprovechar de la máquina del tiempo que en nuestro caso son los registros históricos, queremos aprovechar y recordar los sucesos de medianos de la década de los 90, y ver qué lecciones deberíamos recordar de aquellos tiempos.

En la literatura que hasta en este momento se ha escrito acerca de aquellas experiencias se encontrará que por mucho tiempo un grupo de banco, lo más importante del país por un buen tiempo expandieron la cantidad de crédito y se les cargaba las principales nóminas del país, haciendo que tuvieron un crecimiento de sus disponibilidades bancarias.

Una máxima económica en el mundo de las finanzas es que el riesgo bancario tiende a incrementar en la medida en la cual los bancos aceptan aumentar sus disponibilidades y a la vez aceptan aumentar la emisión de créditos, donde a sus vez las consecuencias en el desequilibrio de las variables macroeconómicas puede ser contraproducente.

Entendamos lo siguiente para así poder ver las causas de la crisis de los 90, si un banco acepta incrementar sus depósitos de cuenta corriente y sus depósitos de cuentas de ahorro bien es cierto que para el segundo caso la liquidez puede ser utilizado para la emisión por parte de los banco de más crédito o para usar los fondos para inversiones especulativas (a renta variable, renta fija o una combinación estratégica entre ellas), pero para ambos casos generan costos a las instituciones financiera, de tal manera que sus incrementos con llevan al aumento de riesgo.

Por otra parte, el hecho de incrementar la cantidad de créditos puede generar mayores ingresos para el banco, pero esto si y solo si los deudores pagan su cuenta caso contrario el banco puede tener problemas en el flujo de caja, de tal manera que es por ello que el incremento de préstamos también conllevar aumento del riesgo.

Siendo así lo anterior, es conveniente tener en mente otra máxima económica, a medida que el riesgo aumenta, los agentes económicos esperan cobrar primas o plus adicional debido el riesgo que conlleva el aumento de la estructura de pasivos y activos, esto quiere decir que las tasas de intereses deben aumentar, al ocurrir esto los prestamos empiezan a encarecerse, cuestión que conlleva a que los emprendedores y los empresarios decidan no incrementar sus proyectos productivos, sino al contrario, deciden desplazarse hacia actividades especulativos.

En consecuencia a lo anterior existe un estancamiento del crecimiento productivo con desempleo frente a un incremento del dinero que en este caso empieza no tener respaldo productivo y termina provocando inflación.

Por otro lado, el hecho de que pocos bancos sean los que tienen la mayoría de los activos y pasivos de todo el sistema crea un fuerte riesgo a que cualquier eventualidad social o política conlleva a una corrida de disponibilidades que haga que los bancos principales tengan una crisis y la economía en general sufra las consecuencias.

Una vez realizado el anterior análisis técnico es momento de agregar el ámbito político y el juego de actores en el desarrollo de los acontecimientos, es importante señalar que para aquellos tiempos se estaba conformando un poderoso triunvirato económico y político entre el Banco Latino (Banco que al principio de los 80 estaba casi en bancarrota)con su representante principal Pedro Tinoco, el para entonces presidente de Venezuela Calos Andrés Pérez (la relación estratégica entre Pérez y Tinoco había crecido desde mediado de los 80, incluso el segundo fue asesor económico del primero durante la campaña presidencial) y la Organización Cisneros con su representante principal Gustavo Cisneros, de esto el que mayor ventaja en todos los sentidos estaba ganando era el señor Pedro Tinoco, este había logrado apoyo y apalancamiento de gran magnitud de la tesorería nacional, de hecho a partir de 1989 Pedro Tinoco pasa a ser el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV),causando que las piezas del tablero de ajedrez cambiaran, ahora en poco tiempo el Banco Latino junto al Banco Consolidado y el Banco de Venezuela pasaban a ser los principales bancos del país.

Lo cierto es que para las pequeñas eventualidades que ocurrían al principio de los 90, el BCV rápidamente vía emisión inorgánica o por financiamiento resolvía los problemas de la banca. Gracias a la alianza estratégica Pérez-Tinoco-Cisneros el Banco Latino paso a ser el primer banco en cuentas de ahorro, manejaba las cuentas de las fuerzas armadas, las petroleras, las fuerzas policiales y con sus aliados bancarios en todo el país (Banco de Maracaibo, Banco Barinas, Banco de Occidente, Banco Capital, Fiveca y otros), operaba cerca del 30% de las cuentas correspondientes al sector privado venezolano en todas las áreas de la producción. Y como si esto no fuera poco la misma directiva del Banco Latino tenía entre sus principales figura a Francisco Pérez Rodríguez hermano del entonces presidente y a Ricardo Cisneros, como es evidente se había conformado en poco tiempo toda una oligarquía financiera.

En política y economía no hay nada que sea eterno, después de los múltiples conflictos sociales ocurridos entre el año 1992 y 1993, se dio la salida del gobierno del expresidente Pérez, lo cual fue el comienzo del fin para el poderío financiero que se había logrado establecer, se había desencadenado una serie de conflictos de interés entre los principales actores económicos del sistema financiero que desembocaron en la disminución del apoyo o apalancamiento al Banco Latino que dieron como resultado un sistemático decrecimiento de las disponibilidades del banco en cuestión, aspectos que generaron una expectativas de inseguridad que provocó una corrida bancaria de tal magnitud que dieron como conclusión que para comienzos de 1994, durante el gobierno del presidente Ramón J. Velázquez, se interviniera al Banco Latino.

El cierre de este banco contribuyó a que los ahorristas por un tiempo pasaran sus activos a otros bancos, lo cual afecto sus estructuras patrimoniales causando que casi el 60% del sistema bancario entrara en crisis elementos que hicieron que posteriormente fueran clausurados muchos bancos.

La historia tienden a tomar cierto parecido a través de los tiempo, en la actualidad el juego de actores es diferente, sin embargo las variables son las mismas, el sistema financiero y las instituciones políticas hoy en día están relacionadas, ahora no es el Banco Latino el que está en el escenario, aunque no cabe duda que muchos de los empresarios que estaban en los 90  siguen en el tapete, en términos de los bancos, hoy en día los que expanden a gran velocidad sus carteras de créditos y las disponibilidades son el Banco de Venezuela y Banesco (Juan Carlos Escotet es el representante de Banesco), siendo estos las instituciones financieras de mayor envergadura y relaciones con proyectos económicos en el sector público y privado, las estrategias de emisión de dinero inorgánico repiten y los convenios también y los resultados en la economía nacional tienen las mismas tendencias solo que en magnitudes menos adecuados, se han visto acuerdos entre empresarios y gobierno tácitos y explícitos, de hecho los bancos se han enriquecido con los controles cambiarios y las altas tasas de interés que han deteriorado la economía productiva de Venezuela tal como en los años 90, pero comparemos las crisis en cuestión, observemos los siguientes cuadros:

Fuente: BCV, elaboración Seguros y Banca.

Fuente: BCV, elaboración Seguros y Banca.

El anterior cuadro comparativo hace notar como la desconexión de la economía financiera de la productiva, que por un lado hace que los bancos del sistema no creen actividad económica, y por otro crean las condiciones para que en cualquier momento estalle una crisis bancaria sin precedentes, que pudiera hacer que la actual crisis sea un mejor resultado que el lúgubre escenario tendencial futuro.

OVRE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *