La elección presidencial del BID

La elección presidencial del BID

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) tiene una larga historia. Desde las Conferencias Interamericanas a partir de 1889, siempre se mencionó la necesidad de un banco con esas características. Sin embargo, fue hasta cuando Fidel Castro llegó a Cuba que EEUU se movió para comenzar la creación del BID. También avanzó la Alianza para el Progreso con Kennedy. Ese fue un momento en el que EEUU lideró en muchos campos y la economía estaba prosperando. Las políticas industriales implementadas sostuvieron a América Latina con más de 6% de crecimiento del PIB anual; y el optimismo era generalizado.

Desde entonces, hemos visto la intervención ilegal de EEUU en Nicaragua; con el dinero del tráfico de drogas puesto en armas bajo la dirección de un oficial de la Casa Blanca, Oliver North. También vimos la invasión de Granada y más tarde la interferencia directa en Honduras, Paraguay, Brasil y, más recientemente, Bolivia. Peor aún, hemos visto los repetidos intentos de intervención en Venezuela en los últimos años. Todo esto olvida lo acordado desde 1889, en Washington, al final de la Conferencia Interamericana: SOBERANÍA Y NO DERECHOS POR CONQUISTA.

Evidentemente, para los republicanos, el concepto de SOBERANÍA no tiene sentido. El principio de no intervención es que los Estados soberanos no deben involucrarse en los asuntos internos de cada uno. Este se estableció como el principio general del derecho internacional en cumplimiento de los principios de la Carta de las Naciones Unidas. La evidencia muestra que la SOBERANÍA sólo existe para EEUU; que no pueden seguir las convenciones internacionales porque viola sus principios constitucionales. Ese país excepcional, entonces, pisotea todo el mundo en nombre de los intereses corporativos bajo el disfraz de la libertad y la democracia. Esa es la única libertad y democracia que los republicanos parecen entender.

El BID está a punto de ser intervenido por un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU a petición del Presidente, el Secretario de Estado y el Secretario del Tesoro con la bendición del Subcomité de Seguridad Nacional, Desarrollo Internacional y Política Monetaria de la Cámara de Representantes, con votos mayoritariamente demócratas. La razón, sin duda, es la presencia de China como financiador en América Latina. Con un capital social de $34,000 millones de dólares, es un pequeño banco multilateral. Existe un fondo de cofinanciación con un aporte de capital de $2,000 millones de dólares del gobierno chino para financiar, junto con préstamos del BID, proyectos de «educación, conservación del agua y energía». China financia grandes proyectos fuera de esta institución.

La energía es el área en la que China tiene un liderazgo mundial orientado hacia la energía limpia; frente al combustible fósil patrocinado por EEUU. Por ejemplo, China financió varias represas hidroeléctricas en Ecuador. Un argumento por el que demócratas y republicanos estarían de acuerdo en intervenir el BID directamente, con un oficial de inteligencia, es para contrarrestar la influencia china en el sector energético específicamente; esto se evidencia en el golpe de Estado boliviano. La otra razón es terminar con el derrocamiento de los gobiernos incómodos que no están alineados, estrangulándolos financieramente y consolidando el poderío de EEUU en el hemisferio.

Lo que es notable es que las mentes detrás de esto creen que los países latinoamericanos les pedirán prestado dinero. China tendrá una fiesta con países que se acercan a ella por fondos y empresas conjuntas; mientras que otros van al Banco de Desarrollo de América Latina, como Corporación Andina de Fomento (CAF). Alguien debería haber señalado lo que pasó con las carteras de préstamos del Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), después de su desempeño bajo la guía del Tesoro en el no muy lejano pasado. ¿Recuerdas cuando el FMI se deshizo de su personal en los años 2000? ¿Recuerdas cuando el BM fue considerado un aliado de los gobiernos equivocados? Alguien debería mostrar al oficial de inteligencia lo que pasó con sus carteras de préstamos. La iniciativa para una arquitectura financiera suramericana no cayó de la nada a finales de 2000.

Los mismos gobiernos que estaban en contra de tener una arquitectura financiera regional suramericana, en el espíritu de Europa, Chiang Mai y el Golfo, están dispuestos a acercarse un poco más a Washington. A su vez, el Presidente de EEUU ha expresado su desdén a todos esos «países mexicanos». Bolsonaro lo hace por gratitud. Le dieron la presidencia de Brasil a cambio del golpe contra Dilma y Lula. ¿Pero y todos lo demás? Debe ser el punto más bajo en más de un siglo en la diplomacia latinoamericana y el más alto en el intervencionismo de EEUU; simbolizado por el Grupo de Lima. También es una clara señal de que EEUU no lidera y debe imponer su voluntad.

Las elecciones presidenciales del BID son una toma de poder que resultará en que los países latinoamericanos no hagan más uso del banco; y acudan a las instituciones chinas en busca de recursos para el desarrollo. El Jefe de América Latina del Consejo de Seguridad Nacional debería haber pensado en eso antes.

Oscar Ugarteche – Alainet / OVRE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *