La Justicia de Nueva York volvió a fallar contra los fondos buitre

La Justicia de Nueva York volvió a fallar contra los fondos buitre

Una vez más, la Justicia norteamericana falló contra los fondos buitre: la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York rechazó hoy que se obligue al Bank of New York Mellon (BoNY) a utilizar los 539 millones de dólares que el Gobierno depositó en 2014 para el pago a inversores en bonos reestructurados de la deuda pública, para atender el reclamo de los fondos buitre.

De esta forma, reconfirmó su decisión de octubre del año pasado de que los acreedores de Argentina no tienen derecho a apropiarse de esos fondos, en contraposición con la decisión del juez federal de ese mismo Estado, Thomas Griesa, que sí atendió el reclamo de los buitres y congeló el pago del vencimiento de la deuda.

Esta es la tercera vez en que esa instancia judicial estadounidense rechaza una decisión del magistrado: el 10 de agosto último, los jueces que integran la Corte acotaron el alcance de la acción judicial colectiva que habían iniciado los tenedores de bonos en default de la Argentina, conocidos como «me too».

El tribunal de apelación que interviene en el caso con los fondos buitre, rechazó el criterio «agregado» de Griesa utilizado en su definición de la acción colectiva (de clase), que incluía a todos los tenedores de bonos en default de la Argentina, sin tener en cuenta si esos bonos habían sido vendidos en el mercado secundario, luego de los canjes de deuda del 2005 y 2010.

En esa oportunidad, la Corte le respondió en su sentencia: «Luego de que este Tribunal revocara dos veces sentencias dictadas por el Tribunal de Distrito a favor de los demandantes, nos remitimos con instrucciones específicas (hacia Griesa, para limitar el criterio de la clase). En lugar de seguir nuestras instrucciones, certificó con acciones de clase expandidas (…) En consecuencia, por haber hecho esto y por el mandato emitido en la previa apelación, decidimos revocar y devolver» al distrito para su revisión.

En agosto del año pasado, el juez de Nueva York ordenó al BoNY retener el pago de deuda de 539 millones de dólares que realizó el Estado argentino y lo declaró ilegal, poniendo en discusión si el país había ingresado o no en una nueva cesación de pagos. Desde la fecha, el dinero quedó congelado.

Fuente: www.buhola.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *