La Lucha por la Renta Petrolera – Daniel Eduardo Rivero González

La Lucha por la Renta Petrolera – Daniel Eduardo Rivero González

El presente artículo pretende abarcar en grandes rasgos la lucha por la renta petrolera, empezando por cómo se  capta la renta en el mercado internacional, y en segundo lugar cómo la distribuimos en el ámbito nacional.

En la actividad petrolera mundial existen dos grandes bloques que se encuentran en una lucha constante, unos de esos  bloques son los países extractores de petróleo, que principalmente se caracterizan por ser países no industrializados (exceptuando EEUU y Rusia), el segundo bloque se trata de los países altamente consumidores de petróleo, que principalmente se caracterizan por ser industrializados, y que necesariamente consumen este preciado recurso para poder mover sus industrias y todo lo que conlleva la vida en las  grandes ciudades. En esas batallas por la renta observamos importantes acontecimientos que ocurrieron a inicios del siglo XXI, cuando los países petroleros trataron de fortalecer alianzas en la segunda cumbre de la OPEP, ocurrida en Caracas luego de 25 años, con el objeto principal de fortalecer los precios del petróleo, se priorizaron “precios sobre cantidad”. Ahora observamos un giro en el mercado mundial de petróleo, donde EEUU juega un papel importante, ya que es el primer consumidor de petróleo del mundo y paso a ser el segundo  extractor de  petróleo en el año 2012, con una producción anual de 11.110.000  barriles por día, a través de la utilización de métodos destructores del medio ambiente como el fracking. Gracias a la gran influencia que tiene EEUU sobre el mercado mundial, ahora se quiere priorizar “cantidad sobre precios”, beneficiando principalmente a los países consumidores de petróleo con la bajada de los precios del barril, según la agencia internacional de energía en algunos espacios de extracción de petróleo en EEUU cuesta 50 $ producir un barril,  y podemos ver que el precio del barril ha llegado a estar en 46 $, vendiendo el barril por debajo de los costos de producción. Entonces tenemos que la baja de los precios del barril petrolero ha sido propiciado por la inundación de petróleo en el mercado mundial por parte de EEUU, lo que demuestra que hay un objetivo meramente político, un acuerdo del capitalismo mundial para poder derrocar a los gobiernos donde sus economías dependen en gran medida de la renta petrolera, como es el caso Venezolano, y así  de nuevo  controlar el mercado mundial de petróleo, colocando presidentes serviles a los intereses imperialistas y así poder saquear  los recursos naturales.

En el segundo ámbito desde el punto de vista nacional, tenemos la distribución de la renta petrolera. En el caso venezolano tenemos un gobierno popular que desde sus inicios en 1999, redirigió gran parte de la renta petrolera repartiéndola entre los más necesitados, teniendo como prioridad la vivienda, el fortalecimiento del sistema de salud en barrios, la educación gratuita en todos los niveles, la importación de alimentos, entre otras reivindicaciones sociales. En los últimos 15 años se han invertido 623 mil 508 millones de dólares, de los 972 mil millones de dólares que han ingresado al país (cifras oficiales), lo que representa 64 % del ingreso nacional. Además, nos encontramos también una variable que es característica de los países rentistas, como lo es la sobrevaluación. Gracias a esa cantidad de recursos que entran por renta petrolera las cuentas corrientes son positivas (exportación menos importación),  la tasa de cambio oficial está por debajo de la inflación anual. Haciendo un análisis de los dos últimos años,  en Venezuela la tasa de cambio a 6,30 Bs por $, que es el principal valor para las importaciones fundamentales en el país como lo son importaciones de medicinas y alimentos, en los años 2013 y 2014 no hubo ninguna variación en ésta tasa, ahora si observamos que la inflación está alrededor de 124,7 % (cifras oficiales BCV), esto genera  mayores incentivos para importar que para producir. Además la sobrevaluación es un subsidio directo para el consumidor final, que termina comprando bienes de consumo necesarios a un precio subsidiado. Analizando esto, la sobrevaluación de cierta manera sirve para la acumulación de capital, primero de los grandes agentes privados de la economía venezolana, y  segundo del consumidor final,  que solo puede comprar barato  gracias a una tasa de cambio subsidiada por el gobierno con el objetivo de garantizar mayor suma de estabilidad social. Una parte de estas empresas importadoras han resultado fraudulentas, obteniendo dólares preferenciales para realizar operaciones comerciales con el exterior para la compra de bienes o insumos que nunca llegan al país, generando una extraordinaria acumulación de capitales ilegales. Además tenemos que gran parte de esa acumulación de capital, tanto legal como ilegal, termina fugándose del país sin generar ningún tipo de riquezas a la nación, no se han creado los cambios estructurales necesarios para que esa renta petrolera realmente sea distribuida en garantizar condiciones para que los sectores productivos inviertan en el país, y garantizar un desarrollo sustentable para poder seguir fortaleciendo el sistema social que hemos alcanzado hasta ahora.

Nota: se denomina extracción petrolera ya que el petróleo no se produce, es una creación natural.

 

Daniel Eduardo Rivero González

Economista UCV

Profesor de Macroeconomía Venezolana, UBV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *