La negativa de Malasia en adoptar las políticas del FMI como experiencia para Venezuela

La negativa de Malasia en adoptar las políticas del FMI como experiencia para Venezuela

Por: Ingerzon Freites / @indafrero


Viernes 01 de junio del 2018, el tipo de cambio paralelo supero la barrera de 2 millones de bolívares y su influencia en los precios ha hecho que el poder de compras de los trabajadores se contrajera aún más. La canasta normativa alimenticia supera los 70 millones de bolívares, la caída de la producción  petrolera no permite disfrutar de los buenos precios del petróleo, el bloqueo financiero profundiza la crisis de ingreso y refinanciamiento de la deuda, y la carencia de una política económica integral  nos deja en un estado de indefensión aún mayor.

Ante esta situación, nos hacemos la pregunta ¿Cómo resolver la crisis?, Sabemos de los esfuerzo que se vienen haciendo para proponer soluciones a estos graves problemas económicos, y hoy queremos dejarles algunas generalidades de la crisis económica  de Malasia a finales del siglo XX.

Ante los embates de una profunda crisis económica en la región asiática por el año de 1997, Malasia fue el único país duramente afectado que se niega aceptar un programa económico impuesto por el Fondo Monetario Internacional a diferencia de Corea del Sur, Indonesia y Tailandia que si adoptaron las recomendaciones del ente multilateral.

El principal argumento para que Malasia no adoptara el programa económico del FMI, tiene que ver con su soberanía nacional. Para el gobierno de aquel momento y muchos otros especialistas consideraban que las *condiciones impuestas por el FMI en estos rescates son excesivas y restringe el derecho soberano de un país a determinar su política interna*

Negarse a la asistencia del FMI, también permitió a Malasia generar confianza en el mundo económico tal como lo afirma el trabajo de Ross Buckley y Sarala Fitzgerald sobre este país. “Además de proteger su soberanía, rechazar la asistencia del FMI permitió a Malasia desarrollar y demostrar su capacidad de independencia y liderazgo. Se ha observado que la comunidad de Malasia ha desarrollado un nuevo nivel de confianza en su capacidad para adoptar y sostener políticas innovadoras, incluso cuando estas estrategias desafían a la comunidad financiera internacional, tal confianza nacional sirve a una nación en desarrollo. De hecho, esa confianza nacional es un importante elemento facilitador en el ejercicio de la soberanía”.

Para ese entonces Malasia es dirigida por el Primer Ministro Dr. Mahathir el cual afirmaba que los Problemas de Malasia eran el resultado de la manipulación hostil de los especuladores Judíos, y distorsiones generadas por los empresarios. No obstante el primer ministro también reconoció la existencia de una crisis más compleja que necesitaba la aplicación de un programa económico endógeno.

Ante la premura y profundización de la crisis, Malasia comienza la aplicación de un plan o programa económico, bajo la dirección del ministro de finanza Anwar Ibrahim con la premisa de la soberanía y la certeza del conocimiento existente de los especialistas nacionales sobre la economía del país a diferencia de los foráneos del FMI.

El plan económico comienza con  el “endurecimiento de la política fiscal y se recorte drástico del gasto. Esta política se modificó posteriormente ad hoc, hasta que el primer ministro Mahathir anunció un cambio completo de política con la introducción del Programa Nacional de Recuperación Económica en julio de 1998. Este alejamiento decisivo de la ortodoxia del FMI implicó un aumento en el gasto del gobierno para estimular la economía, controles de capital para permitir al gobierno un mayor control sobre la economía de Malasia y para evitar la salida de capital extranjero que se habría producido, y un paquete de reestructuración para el sector financiero”.

Malasia aplico un programa de política integral, que comprendió la recapitalización del sistema financiero, y rediccionamiento de las carteras crediticias para verdaderos proyectos productivos, incluyendo fusiones de instituciones financieras y desarrollo de mercado local de bonos. De igual manera se vinculó la moneda nacional al dólar estadounidense para detener la devaluación acelerada del ringgit “Los controles de capital bloquearon todas las rutas para la transferencia del ringgit fuera de Malasia y evitaron que los no residentes suprimieran el capital de cartera de Malasia por un período de 12 meses”, luego de 6 meses las restricciones fueron reemplazada por un impuesto de salida variable aplicado capital o ganancia de inversiones en valores malasios.

Malasia manejó su economía con bastante éxito sin el FMI. Su política fiscal expansiva impidió que la economía entrara en una recesión adicional. Esta política estimuló la economía, lo que mejoró la confianza. La política fiscal expansiva y la confianza mejorada se combinaron para mejorar la demanda interna. La dirección  económica de malasia logro tener éxito, sobre todo sin depender del FMI, y las consecuencias sociales que vienen de sus paquetes neoliberales. A pesar que los otros tres países lograron también una recuperación significativa, el éxito de Malasia consistió en una recuperación más rápido y sin los sufrimientos que implica los paquetes del FMI.

La crisis y solución Malanie tiene muchos más detalles y especificaciones que expondremos en otro artículo, pero lo importante es divulgar este tipo de experiencia que permita orientar al nuevo gabinete económico sobre las posibles soluciones a la crisis venezolana. Lo que sí nos deja el estudio sobre malasia, es que la dirección del país logro entender que la solución pasaba por la implementación de un programa económico integral de estabilización, sin complejos, ni miedos infundados, con la participación de economistas y especialistas nacionales conocedores de la dinámica interna, de sus capacidades, limitaciones y potencialidades.

Queremos insistir que la solución a la crisis venezolana pasa por reconocer la realidad económica en sus diferentes dimensiones, no se puede atender la enfermedad de la economía  con calmantes temporales, o acciones aisladas y extemporáneas que originarían un agravamiento del problema.

Ovre

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *