La ventana rota de la economía Venezolana

La ventana rota de la economía Venezolana

Econ. Luis Blanco

“una ventana rota, un calle deteriorada, un callejón lleno de basura, una inflación galopante, un aparato económico improductivo durante mucho tiempo, deja la sensación de abandono, y da pie a la creación de mecanismos ilícitos e inmorales”.


En este articulo tratare de relacionar la teoría de las ventanas rotas de los psicólogos James Wilson y George Kelling, con la ausencia  de instrumentos eficaces contra la economía del delito en Venezuela.

El experimento consistió en dejar dos autos estacionados en diferentes zonas, el primer auto fue aparcado en el Bronx de Nueva York, con las placas de matrícula arrancadas y las puertas abiertas. Su objetivo era ver qué ocurría. A los 10 minutos, empezaron a robar sus componentes. A los tres días no quedaba nada de valor. Luego empezaron a destrozarlo.

el otro vehículo fue aparcado en Palo Alto, California, casi con las mismas condiciones que el vehículo del Bronx. Cuenta el experimento que transcurrida una semana no paso nada, seguramente debido a que los “honrados” ciudadanos de esa localidad esperaban alguna otra señal del vehículo en cuestión.

Entonces uno de los psicólogos ejecuto un paso mas sobre el experimento, y quebró una de las ventanas y martillo algunas partes del vehículo, al cabo de pocas horas estaba tan destrozado como el del Bronx.

La conclusión del experimento deja claro que la causa no reside en la pobreza, sino en la ventana rota, el coche abandonado transmite la idea de desinterés, deterioro, y despreocupación que va a crear un sentimiento de ausencia de ley, de normas y de reglas.

algunas interpretaciones dicen que “el cristal roto crea la sensación de que todo vale. En esta situación, cada ataque que el coche sufre reafirma y multiplica esa idea hasta que el vandalismo se vuelve incontenible.”

la psicología y la economía están estrechamente ligadas, desde las expectativas racionales, hasta la toma de decisiones que afectan el comportamiento de los llamados agentes económicos.

En el caso nuestro, la ventana rota es la economía venezolana, y a pesar que esta teoría aplica para los diferentes ámbitos de la sociedad, la economía en particular, ha venido creando y presentando situaciones irracionales e inexplicables, creando esa sensación de ausentismo, y/o falta de autoridad por parte del Estado Venezolano.

Esta situación es muy bien descrita por el colega Ingerzon Freites en dos artículos denominados la Economía Subterránea, donde deja ver el lado oscuro e ilícito de la economía nacional.

LOS PELIGROS DE LA ECONOMIA SUBTERRÁNEA II por Econ. Ingerzon Freites

LOS PELIGROS DE LA ECONOMIA SUBTERRANEA I por Econ. Ingerzon Freites

Entonces podríamos decir que esta economía irregular, es sinónimo de la guerra económica, sin embargo, el pueblo espera una defensa fuerte e incólume ante la gran cantidad de delitos que se originan dentro de nuestra economía, desde el contrabando de extracción, bachaqueo, especulación, cobro de comisión por avances de efectivo, venta del papel moneda, ilícitos cambiarios, violación de la ley de precios, incremento desproporcionado de los costos, evasión de impuestos, violación de las carteras obligatorias, imposiciones monopólicas, cartelizaciones, corrupción institucional, entre otras muchas cosas.

No podemos seguir abonando al terreno de la impunidad, por la sencilla razón, que si dejamos pasar mucho tiempo para solucionar un problema, seria mas complejo resolverlo, y el costo de oportunidad se hace tan grande que las perdidas se saldarían durante décadas y generaciones.

El experimento de las ventanas rotas tiene muchas debilidades, y muchos opinan que sirvió para represión de la población pobre y marginada de NY, no obstante su esencia teórica es acertada, y su fin también lo es. una ventana rota, un calle deteriorada, un callejón lleno de basura, una inflación galopante, un aparato económico improductivo durante mucho tiempo, deja la sensación de abandono, y da pie a la creación de mecanismos ilícitos e inmorales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *