Los cinco ‘cisnes negros’ que amenazarán la economía mundial en 2016

Los cinco ‘cisnes negros’ que amenazarán la economía mundial en 2016

Como suele ser costumbre, los analistas de los distintos bancos suelen comenzar a lanzar sus predicciones económicas y bursátiles de cara al año que viene. Unas proyecciones que en ocasiones incluyen eventos inesperados o con pocas probabilidades de ocurrir pero que acaban por materializarse arrastrando consigo a las bolsas de todo el mundo, lo que el economista y filósofo Nassim Taleb definió como un cisne negro.

En su últimas Previsiones Económicas Globales, el banco francés Societe Generale, analiza un total de cinco eventos políticos y económicos cuyo desenlace podría acabar por provocar una inesperado debacle. A los casos expuestos, también añade que “los elevados niveles de deuda pública, en niveles excesivos dada las políticas monetarias, el endeudamiento corporativo y las economías que todavía siguen ajustando sus balances han dejado a la economía global sin munición suficiente para lidiar con nuevos shocks”.

Pero ¿cuáles son los cisnes negros con mayor probabilidad de materializarse?. En primer lugar destaca la posible salida de Reino Unido de la Unión Europea, el conocido como Brexit, que tiene un 45% de posibilidades de ocurrir, según los expertos del banco galo. En este momento no hay fecha fijada para el referéndum pero desde SocGen apuntan a algún momento del tercer trimestre del año que viene.

Otro de los posibles cisnes negros sigue mirando al aterrizaje forzado en China, con un riesgo significativo, ya que cuenta con un 30% de probabilidades de hacerse realidad. A medio plazo incluso, los expertos del banco plantean un 40% de probabilidades de que el gigante asiático pueda sufrir una década perdida. La causa más probable de un brusco traspiés están en un posible error político o de cálculo a la hora de determinar el número de reformas o de riesgo financiero que la segunda mayor economía del mundo puede absorber.

En este sentido, se habla de la posibilidad de una intensificación de las fugas de capital y una sequía de crédito que podría aderezarse con una caída en la demanda inmobiliaria. Al mismo tiempo, si este escenario se desarrollara tal y como esperan desde SocGen, el número de quiebras aumentaría así como la tasa de paro. Un shock que provocaría un efecto dominó que podría desatar una recesión mundial. Este tercer cisne negro tiene un 10% de probabilidades de ocurrir.

Otros de los posibles shocks podría llegar por parte del consumidor estadounidense, que dadas las circunstancias podría frenar el gasto y optar por reducir drásticamente su consumo. Un hecho que mejoraría sus ahorros pero supondría un varapalo para la mayor economía del mundo. Los expertos del banco francés consideran que existen un 25% de probabilidades de que este hecho acabe haciéndose realidad. A su vez, esto podría forzar a la Reserva Federal a retrasar su subida de tipos, lo que generaría más incertidumbre y volatilidad.

Fuente: www.economiahoy.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *