Ninis: ¿Generación perdida?

Ninis: ¿Generación perdida?

Un informe del Banco Mundial enciende focos rojos en todo el planeta: a nivel internacional se alcanza ya una cifra récord de 600 millones de jóvenes que no estudian ni trabajan, los llamados Ninis, y el reto es crear durante la próxima década por lo menos cinco millones de fuentes de trabajo mensuales, puesto que en ese lapso mil millones de jóvenes de 14 a 25 años deberán incorporarse a la fuerza laboral.

De lo contrario, advierte el organismo, el costo de la inacción resultará sumamente elevado.

Fue en octubre pasado que el Banco Mundial dio a conocer el informe Toward solutions for youth employment. A 2015 baseline report, en el que señala que se alcanzó ya el nivel récord de 600 millones de jóvenes desempleados y fuera del campo académico, es decir, que no estudian ni trabajan.

Recordó que, tomando como base la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, en resumen: toda persona tiene derecho al trabajo, a la educación y a un nivel de vida adecuado que asegure salud y bienestar, en especial alimentación, vestido, vivienda, asistencia médica y servicios sociales.

El desafío, entonces, es precisamente lograr que estos objetivos se cumplan, labor por demás difícil debido a los cambios en las décadas recientes en el ritmo de crecimiento y en la propia estructura poblacional, como explica a Vértigo la doctora Alicia Puyana, profesora-investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

En cuanto a ritmo, dice Puyana, se ha desacelerado la expansión económica en comparación con los años cincuentas, sesentas y setentas, por lo que ha habido menor crecimiento económico y menos empleos en las actividades más dinámicas.

A esto, añade, se suman el sector informal y el sector servicios. Por eso recientemente ha habido mucho desempleo. Pero el mayor problema para los países en desarrollo es que ha caído la tasa de crecimiento: se ha transformado la estructura del crecimiento y con ello se registra una caída de los salarios medios y mínimos reales, puesto que la gente se ha empobrecido, y si la gente se empobrece no hay demanda interna y si no hay demanda interna, no crece la economía…”

Ante estos cambios, el desempleo en un sector de la población tan importante como es el de los jóvenes se encuentra en un momento crucial, afirman los expertos.

Actualmente los jóvenes representan de hecho 40% de la población mundial: casi tres mil millones de personas conforman la mayor generación de jóvenes de la historia de la humanidad.

El informe del Banco Mundial agrega que las circunstancias cambian de una región a otra, pero el problema existe en todas. La población joven a nivel global se enfrenta a la incapacidad de encontrar un trabajo productivo y sostenible,factor que recrudece la desigualdad y estimula la tensión social.

De esta manera se encienden focos rojos especialmente en subgrupos de jóvenes, como mujeres o jóvenes residentes en países que atraviesan por conflictos, además de los que viven en zonas rurales y urbanas y grupos que requieren de atención especializada.

Por su parte, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) informa que en los 34 países que la conforman más de 39 millones de jóvenes de 16 a 29 años carecen de empleo y tampoco estudian.

En su informe Skills outlook 2015 la OCDE señala que los jóvenes de todo el mundo luchan por entrar al mercado laboral.

En algunos países de la OCDE uno de cada cuatro jóvenes de 16 a 29 años está considerado como Nini, por lo cual el reporte señala que la mejora de la creación de empleo para la población requiere un enfoque integral.

Si bien las políticas educativas, sociales y de mercado de trabajo tienen un papel clave que desempeñar, indica, la coordinación entre las políticas públicas y el sector privado también es crucial.

El desarrollo de habilidades desde la enseñanza preescolar y una mayor convergencia de los mundos educativo y laboral son asimismo clave para combatir el desempleo juvenil, expresa la OCDE.

Seguir leyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *