LOS PELIGROS DE LA ECONOMIA  SUBTERRÁNEA II  por Econ. Ingerzon Freites

LOS PELIGROS DE LA ECONOMIA SUBTERRÁNEA II por Econ. Ingerzon Freites

En el artículo anterior abordamos la definición de economía subterránea, algunas de sus expresiones en la realidad venezolana, y cuáles son las políticas económicas que pudieran incidir en la solución del problema.

En el presente artículo abordaremos posibles consecuencias de la economía subterránea, también conocida como economía sumergida,  y algunas  soluciones para reducir estas prácticas, que en el caso venezolano ha venido aumentado en los últimos años.

Efectos de la economía subterránea o sumergida

Una de las principales variables que se ven perjudicadas con las prácticas ilegales de la economía sumergida, son las finanzas públicas, ya que se obtendría una menor recaudación de impuestos  y dificultaría la gestión del Estado para redistribuir el ingreso en la sociedad, muy en especial en aquellos que son fundamentales para la vida, como la salud, la educación, la alimentación y servicios básicos.

En el caso de los trabajadores quedan excluidos de las cotizaciones de la seguridad social, “en esta medida, restringe la expectativa de futuros derechos derivados de la contribución previa al sistema, tales como prestación por desempleo o la pensión de jubilación”. De  igual manera no tendrán un marco legal que los ampare, por lo tanto el patrono se reserva la potestad  de las condiciones laborales, seguramente violando los derechos consagrado en la ley, tal como pago del salario, jornada laboral, descansos, permisos retribuidos, vacaciones, etc.

También la existencia en gran ponderación de la economía subterránea atenta contra la formación de empresas formales, y a su vez incide en la  sana competencia, el marcaje de los  precios, los patrones de calidad y sanidad, los pagos de impuestos, los compromisos laborales, entre otros;  el cual le daría ventaja  a la empresa informal a nivel de costos de producción, situación que causa un desequilibrio en la cadena de valor  entre el precio del  productor y el consumidor final.

En nuestro caso particular, debemos alertar sobre  las novedosas prácticas de la economía subterránea que han surgido en los últimos años en nuestro país, y las altas ganancias que estas arrojan en la actualidad; situación que infringe contra la conformación de una sociedad socialista cuyo valores principales son el trabajo productivo, la educación y el conocimiento, el vivir bien de manera honrada y correcta.

Una sociedad donde el sector de los servicios  y comercio, estén sobredimensionados y además se aproveche esa estructura para llevar al consumidor final los productos derivados del bachaquerismo, cavidismo, corrupción, contrabando, raspacumismo, será una sociedad destinada al fracaso. Hoy con preocupación vemos como personas dejan sus puestos de trabajo para dedicarse a estas actividades muy lucrativas en el cortísimo plazo, logrando obtener ingresos en una semana o un mes, que cualquier asalariado lo obtendría con el sudor de su frente en uno o dos años de trabajo.

Como atacar la economía subterránea

Hay muchos aportes que pueden darse, en aras de combatir y regular la economía subterránea, no obstante estos mecanismos deben implementarse a partir de un plan que determine metas y objetivos en el corto y largo plazo.

  • Aumento del salario ocupacional y profesionalizado: El incentivo al trabajo productivo y al conocimiento, es una obligación, para que la sociedad decida ¿cuál será su plan de vida? Por lo tanto el Estado debe promover,  empleos formales y de calidad, esto debe incluir planes de jubilación, adquisición de viviendas familiares y salarios competitivos según sus niveles de profesionalización u oficios ocupacionales.

 

  • Endurecimiento de la lucha contra el fraude fiscal y evasión de impuestos: modificar y aplicar las sanciones contra aquellos establecimientos y ciudadanos que cometan fraude fiscal, esto debe incluir a terceras personas como funcionarios de las instituciones fiscalizadoras y firmas de contadores que se encargan de maquillar los balances de las empresas.
  • Diversificación de la economía nacional: La promoción y el empuje de nuevas industrias que generen plazas de trabajo formales, es una manera de evitar el aumento de personas dentro de la economía sumergida, estas nuevas industrias deben estar inmersa en el marco jurídico planteado en la constitución y las leyes de la nación.

 

  • Ampliación del cobro de impuesto e inclusión al sistema de seguridad social: debe implementarse un plan obligatorio a todos aquellos comerciantes y particulares, como taxistas, mototaxistas, conductores de bus, kiosqueros, pequeños comerciantes para que aporten a la seguridad social, y a su vez declaren y paguen los impuestos correspondientes a sus ingresos anuales, esto puede lograrse mediante herramientas tecnológicas vinculadas a cuentas bancarias, registros fiscales y electorales.

 

  • Promoción de una nueva cultura tributaria: La ciudadanía debe entender la importancia de la recaudación fiscal, una manera de fomentar que pidamos la facturas de cada una de nuestras compras es promocionando premios y sorteos de alto impacto, tales como carros, apartamentos vacacionales, dinero en efectivo etc. En otros países los ciudadanos exigen sus facturas y luego son depositada para que se haga una especie de lotería donde la sociedad en pleno espera por esos sorteos, esto permitirá disminuir la evasión fiscal en grandes proporciones y el gasto de los premios son insignificante con la recaudación obtenida.
  • Estudios, estadísticas sobre la economía subterránea: la información y precisión sobre la economía subterránea en Venezuela, ayudaría muchos a formular políticas públicas que mantengan al margen este flagelo que torpedea la economía formal y a sus ciudadanos. Estas investigaciones pueden convertirse en información oportuna para la sociedad y también permitiría un mayor conocimiento del comportamiento ilegal de estas prácticas tendenciosas.

Econ. Ingerzon Freites

@indafrero

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *