Productividad, Salarios y  Distribución de la Renta. (Un Debate Pendiente)

Productividad, Salarios y Distribución de la Renta. (Un Debate Pendiente)

Econ. Wilmer Torealba /@wjts71

Cuando una economía se encuentra en contracción, el aumento de salarios nominales que no correspondan a  un aumento de las productividades laborales del sector real se puede traducir en una mayor desigualdad de la renta, ya que se entiende que el emprendimiento, producción y por tanto participantes en el mercado son menores, siendo así la oferta agregada será menor y si se tiene enfrente a una demanda que nominalmente está creciendo, en esas circunstancias la teoría de ricardiana explica que dado que los precios son una función positiva de los salarios, estos deben subir.


En la literatura económica desde tiempos de los conocidos clásicos de la economía política siempre se ha discutido acerca de los salarios, impuestos y su relación en la justa distribución de la renta, entre los economista denominados como los padres de la ciencia económica se encuentra David Ricardo, autor de origen inglés el cual desarrolló aportes a la estructura de los modelos económicos de libre concurrencia, Ricardo en sí mostraba especial preocupación por el enriquecimiento acelerado que el sector arrendador de la tierra tenia frente a los capitalistas emprendedores y los asalariados.

La principal conclusión que Ricardo logra establecer es que aquella clase social la cual tiene mayores ingresos que no son de origen productivos deben pagar mayores tributos. Aunque el autor no lo señala, esto abre la posibilidad que desde la política económica  pueda reorientar de manera más eficiente los recursos para que la sociedad en su conjunto se beneficie.

Según se maneja en la  teoría económica, en la medida en que las actividades productivas tengan un mayor crecimiento, pues entonces esto se vinculará a que la fuerza de trabajo del sector tenga un mayor nivel de productividad y de hecho los salarios corresponderán al incremento de la eficiencia del proceso productivo. Lo anterior también se correlacionará con el nivel de emprendimiento y tecnología, y es allí donde la libre concurrencia y la expansión de la producción industrial de consumo de masa puede generar un crecimiento económico que garantice mayor recaudación fiscal, estabilidad de precios y salarios.

Lo anterior se cumple en la medida en que existan rendimientos adicionales crecientes debido al aumento de la inversión industrial (pública y/o privada) y la mano de obra especializada en la rama, ahora bien, si lo anterior no se cumple, y las productividades marginales del capital y el trabajo no corresponden a una etapa de expansión si no más bien de contracción, esto implicaría que el Ingreso Nacional también disminuiría, elementos que impactaría en la distribución de la renta, ya que esta también estaría decreciendo, aspectos que hacen ver que en etapas de crisis puede ser contraproducente la expansión de los tributos con aumentos de salarios, a continuación desarrollaremos más nuestros planteamientos.

Para sustentar lo anterior observemos el comportamiento del salario mínimo real  en comparación a la productividad laboral del sector manufacturero (el cociente entre el Pib manufacturero y la Población ocupada en el sector manufacturero) desde el año 2000 hasta el año 2015, como se hace evidente las variables tienen una alta sincronía, ya que a medida en que la productividad de algún sector disminuye los valores del salario mínimo real  también lo harán.

Relación Salario Real Mínimo vs  Productividad Laboral del Sector Manufacturero 2001-2015

Fuente: BCV, elaboración Seguros y Banca.

Cuando una economía se encuentra en contracción, el aumento de salarios nominales que no correspondan a  un aumento de las productividades laborales del sector real se puede traducir en una mayor desigualdad de la renta, ya que se entiende que el emprendimiento, producción y por tanto participantes en el mercado son menores, siendo así la oferta agregada será menor y si se tiene enfrente a una demanda que nominalmente está creciendo, en esas circunstancias la teoría de ricardiana explica que dado que los precios son una función positiva de los salarios, estos deben subir.

Se debe destacar que lo anterior se queda algo corto en sus explicaciones, ya que en principio al existir un decrecimiento de la oferta  o una escasez relativa de bienes, frente un aumento de la demanda se crea las circunstancias para que se violen las condiciones suficientes y necesarias de la teoría clásica para que exista estabilidad de precios y una adecuada distribución de la renta, es decir, se hace referencia al supuesto de igualdad por parte de consumidores y productores en el mercado, dado lo anterior  la economía de libre concurrencia deja de cumplirse en la medida en que hay menos oferentes, pues estos empiezan a tener mayor poder de mercado y pueden ser fijadores de precios.

La simetría de la libre concurrencia empieza a romperse provocando que los consumidores aun cuando tengan un salario nominal más alto, al final del día terminan transfiriendo un mayor flujo de dinero a los oferentes, ya que los consumidores tienen menor influencia en la determinación de los precios, en otras palabras, la escasez relativa de productos provoca que los consumidores estén dispuestos a aceptar precios más elevados debido a que no hay mayor emprendimiento en la economía a la cual ellos puedan trasladarse y adquirir bienes a menores costos, de tal manera que el aumento de salarios termina transfiriéndose en importantes proporciones a los pocos oferentes que residen en el mercado.

Lo anterior denota que el aumento de salario frente a un nivel bajo de la productividad de los factores capital y trabajo son contraproducente y además una política tributaria expansiva no garantiza una solución ya que la renta nacional que se trata de distribuir de manera más eficiente es más pequeña.

Todo esto hace obvio que una economía la cual no logra un proceso de acumulación de capital intensivo por trabajador tendrá grandes dificultades para lograr una estabilidad en los precios; salarios; y en una justa distribución de la renta.

Ovre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *