Qué es el “monopsonio”, la teoría que explica por qué no suben los salarios cuando le va bien a la economía

Qué es el “monopsonio”, la teoría que explica por qué no suben los salarios cuando le va bien a la economía

Si a la economía le va bien, baja el desempleo, hay más oportunidades de trabajo y, en teoría, los sueldos deberían subir.


Pero como eso no ha estado ocurriendo en varios países desarrollados, los economistas están con las dos manos en la cabeza tratando de dilucidar qué le pasa al mercado laboral.

Hasta la Reserva Federal de Estados Unidos -equivalente al Banco Central de otros países- reconoció que estamos frente a un misterio.

“Habría esperado que los salarios reaccionaran más a la significativa reducción del desempleo”, declaró el presidente del organismo, Jerome Powell.

“Es un poco un rompecabezas, agregó.

Han surgido muchas respuestas para explicar el fenómeno. Una de ellas, que tiene un nombre bastante extraño, dice que los salarios se han estancado en EE.UU. en la última década porque existe un monopsonio (monopsony en inglés).

Pero, ¿qué significa eso?

El monopsonio laboral se produce cuando hay pocos empleadores.

El típico ejemplo es cuando una empresa grande llega a un pueblo pequeño y los habitantes del lugar se ven obligados a aceptar las condiciones que el nuevo empleador impone porque no tienen otra alternativa.

“Poder monopsónico”

Como el desempleo en EE. UU. está actualmente en su nivel más bajo en casi medio siglo (3,7%), la inflación bajo control y el crecimiento pujante, el debate llegó al último encuentro anual de Jackson Hole en Wyoming, donde participa la elite de banqueros centrales, ministros, inversionistas, consagrados expertos.

Fue ahí donde Alan Krueger, profesor de la Universidad de Princeton y ex presidente del consejo de asesores económicos de Barack Obama, dedicó su intervención a este asunto.

“El poder monopsónico se ha generalizado en el mercado laboral de Estados Unidos”, le aseguró luego Krueger a BBC Mundo.

“Cada vez que un empleador tiene la capacidad de fijar los salarios, está actuando como un monopsonista”, explicó el académico.

“Y ese poder ha crecido probablemente porque los tradicionales baluartes que ayudaban a compensar el poder monopsónico, como los sindicatos o el salario mínimo, son más débiles en la actualidad”, dijo.

El poder de pocos empleadores

La última investigación de Krueger, publicada por la Brookings Institution, plantea que los gigantes tecnológicos han adquirido poder monopsónico porque concentran una parte importante de la oferta laboral y tienen el poder de fijar los salarios, especialmente en las ciudades de menor tamaño, donde no hay otros oferentes de empleo que puedan hacerle competencia.

Otros expertos incluyen cadenas de supermercados y otros sectores manufactureros, aunque el fenómeno se da con más fuerza en zonas geográficas con pocos oferentes laborales.

En la misma línea, una investigación de José Azar, Ioana Marinescu y Marshall I. Steinbaum, publicada en julio por la oficina de estadísticas laborales de EE.UU., también llegó a la conclusión de que existe una alta concentración del mercado laboral y que esa concentración ha tenido efectos en el estancamiento de los sueldos.

El fenómeno varía sustancialmente de sector en sector y de ciudad en ciudad, pero la tendencia general, dicen los expertos, apunta a la concentración de empleadores.

El sueldo mínimo en EE.UU. es actualmente US$7,25 la hora, un valor que no ha cambiado desde julio de 2009.

Y según Krueger, el valor real de ese salario mínimo ha caído cerca de un 20% desde 1979.

Múltiples mecanismos

Las empresas ejercen su poder monopsónico a través de varios mecanismos.

Las “cláusulas de no competencia” que están en los contratos de trabajadores que ganan sueldos bajos, son uno de ellos.

En estos casos, el empleado firma un documento donde se compromete a no trabajar para otra compañía del sector, incluso años después de que su empleo actual haya finalizado.

De ese modo queda “prisionero” de su actual empleador porque se reducen sus opciones de movilidad laboral.

Aunque Russ Roberts, investigador de la Universidad de Stanford, sostiene que el crecimiento de los sueldos no ha sido tan bajo, si se observan en relación a la inflación.

Y como la inflación ha sido baja, “modestos incrementos son mayores”, argumenta.

“Deberíamos tener cuidado al asumir que algo no funciona porque un mercado laboral más ajustado no genera incrementos salariales“, apunta Roberts.

Mientras que analistas del Fondo Monetario Internacional (FMI), como Yasser Abdih, sostienen que el estancamiento de los sueldos se debe a otras razones.

“Hay un bajo crecimiento de la productividad laboral“, entendida como la cantidad de bienes y servicios que se producen en una hora de trabajo”, explica.

Otros atribuyen el estancamiento a las nuevas tecnologías y la automatización del trabajo, la caída en los sueldos del sector manufacturero y la creciente brecha entre trabajadores más y menos calificados.

Pero las voces más críticas dicen que hay otro elemento que se suma a todo lo anterior: las empresas están maximizando sus ganancias en el corto plazo, pagándole lo menos posible a sus empleados.

Cualquiera sean las razones del estancamiento salarial, algo que le preocupa a muchos analistas, es la incógnita sobre si este fenómeno es un cambio de fondo que llegó para quedarse en las economías desarrolladas, o si es parte de una tendencia cíclica.

Tomado de la BBC

05/11/2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *