Rendivalores: covid-19 y crisis petrolera derrumban consumo privado en 27,4%

Rendivalores: covid-19 y crisis petrolera derrumban consumo privado en 27,4%

Venezuela recibirá un ingreso petrolero estimado en 5.900 millones de dólares al cierre de 2020, que puede ser inferior ya que no todos los barriles de crudo exportado generan flujo de caja, de acuerdo con la estimación de un reporte de Rendivalores Casa de Bolsa.

La empresa señala que la disminución histórica de la renta petrolera, junto con la pandemia de covid-19, generan efectos muy complejos en la economía venezolana, como una disminución del consumo privado de 27,4%.

«A pesar de las mayores flexibilizaciones derivadas del nuevo esquema ´7+7 extendido´, tanto la manufactura como el comercio pudiese enfrentar un consumo privado limitado por los impactos que acumula la pandemia sobre el ingreso de los venezolanos desde el primer trimestre de 2020. Es probable que parte de la población local no goce del stock de ahorro necesario para apalancar por completo el reinicio de la actividad comercial, señala el reporte redactado por el economista Asdrúbal Oliveros, director de Rendivalores Casa de Bolsa.

La situación de caja tan precaria tanto del gobierno como de los ciudadanos seguirá lastrando la actividad económica en Venezuela durante 2021, pues el mejor escenario de «normalización» a raíz del paso del coronavirus se ubica ya en el segundo semestre del próximo año.

«En tal sentido, aun si la industria petrolera se reactiva progresivamente con un potencial cese de la pandemia y una mayor reapertura comercial a nivel global, el sector real doméstico enfrentará una demanda aún en resaca por lo ocurrido este año. Ante ello, Venezuela será, probablemente, el único país de la región que seguirá mostrando una contracción económica durante el 2021 (estimada en -1,2% anual)», apuntó Oliveros.

De acuerdo con el reporte de Rendivalores Casa de Bolsa, Venezuela enfrenta una reducción importante de las exportaciones de crudo, que en octubre cayeron al mínimo histórico de 359.000 barriles por día (bpd) en octubre, un volumen cuyo incremento no se ve probable en los próximos meses.

Comercio Exterior

De acuerdo con la data presentada por Rendivalores, las importaciones mostraron una tendencia descendente en el tercer trimestre del año (-3,2% interanual) y el pronóstico es que esta situación se mantenga sin cambios al cierre del último cuarto de 2020, «aunque parcialmente contrarrestada por la mayor demanda por bienes importados en medio de las recientes flexibilizaciones a la cuarentena oficial local».

De manera que, escribe Oliveros, las importaciones acumuladas cerrarán «entre USD 5.300 MM y USD 7.000 MM en el año, equivalente a una caída de, al menos, 13,5% respecto a lo visto en 2019».

«Para 2021, prevemos que, bajo el supuesto de un cese en el contagio del COVID-19 a nivel global, tanto la producción, las exportaciones y el consumo interno de crudo retornen progresivamente a niveles cercanos a lo vistos a comienzos de 2020. No obstante, se asume que ello no se evidenciaría hasta el segundo semestre, lapso en el que la industria petrolera local hallaría mayores espacios para colocar crudo (en términos de lo visto en los últimos meses), pero aun enfrentando un entorno externo hostil marcado por las sanciones estadounidenses, el nulo acceso al financiamiento foráneo y por los problemas institucionales del país», concluye el reporte.

Agencia de noticias Banca y Negocios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *